6 mayo 2014

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha revisado al alza sus expectativas para España y prevé que el PIB crezca un 1% en 2014 y un 1,5% en 2015, medio punto más de lo que pronosticaba el pasado mes de noviembre, lo que permitiría reducir la tasa de paro al 25,4% y el 24,4%, respectivamente.

«Se prevé que la moderada recuperación de España se fortalezca gradualmente en 2014-15», apunta la organización en su informe ‘Perspectivas económicas’, donde señala que este crecimiento vendrá liderado principalmente por las exportaciones, aunque el consumo privado también se fortalecerá por la mejoría del mercado laboral y de la confianza.

Así, confía en que esta mayor actividad se traduzca en una evolución positiva del empleo, mientras que la inflación se mantendrá baja a raíz de la considerable capacidad disponible, lo que «permitirá ganancias adicionales de competitividad», aunque existe riesgo de deflación, lo que complicaría la reducción de la deuda.

En cuanto al déficit, el ‘Club de los países desarrollados’ augura que España culminará 2014 con un desequilibrio negativo del 5,5% del PIB, que el próximo año se reducirá hasta el 4,5%.

A pesar de las perspectivas de mejora, la OCDE considera que las tasas de desempleo aún son muy altas e incluyen una elevada proporción de paro de larga duración. «Para acelerar la reducción del desempleo es crucial que el Gobierno continúe introduciendo reformas para mejorar el crecimiento y la creación de empleo», subraya la institución, que apunta la necesidad de dotar de una alta prioridad a políticas de empleo dirigidas a jóvenes y parados de larga duración con necesidades formativas.

 

Facebook Comments