30 octubre 2018

En algunas ocasiones, una casa necesita una reforma integral puesto que cuando la adquirimos resulta totalmente inhabitable, ya sea porque hemos heredado la antigua casa de nuestros abuelos o porque hemos apostado por comprar una vivienda que necesita un cambio radical.

Este tipo de obras pueden alcanzar unos precios demasiado elevados para pagarlas con nuestros ahorros o, incluso, para financiarlas con un préstamo personal. Estos productos nos pueden facilitar hasta 50.000 euros con un plazo máximo de ocho años, lo que podría dejarnos algo cortos de presupuesto.

Sin embargo, si queremos que una vieja vivienda quede como nueva, hay otro tipo de préstamos que pueden ayudarnos a conseguirlo. Se trata de los préstamos con garantía hipotecaria, un tipo de producto que nos permite conseguir una financiación de mayor envergadura para afrontar grandes obras al utilizar nuestra casa como garantía de pago.

Desde el comparador financiero HelpMyCash.com nos desgranan las principales cualidades de estos créditos y las alternativas para conseguir renovar nuestra casa y dejarla a nuestro gusto.

 

Un gran importe y un plazo amplio son las principales ventajas

La cuantía del préstamo que podremos conseguir con estos productos dependerá directamente del valor de tasación de la vivienda. Aunque cada banco o entidad financiera privada impondrá un importe máximo, por lo general, este nunca superará el 30% o el 40% del valor de la tasación de la vivienda que pongamos como garantía.

A su vez, el plazo de estos productos suele ser muy superior al de un préstamo personal, lo que hará que, a pesar de solicitar un importe superior, acabemos pagando una cuota mensual inferior. Mientras que los préstamos personales raramente superan los ocho años de plazo (podemos encontrar estos créditos con hasta 10 años de período de reembolso), si recurrimos a la garantía hipotecaria podemos conseguir plazos de hasta 20 años.

Esto hace que nuestro préstamo acabe resultando más caro, pues estaremos pagando intereses durante más tiempo, pero reducirá considerablemente la mensualidad que tendremos que pagar hasta que devolvamos el dinero.

 

 

Es importante ser responsable cuando solicitamos estos créditos

Como hemos dicho anteriormente, los préstamos con garantía hipotecaria aportan una seguridad superior al prestamista que aquellos con garantía personal. Esto se debe a que, en caso de que no paguemos las cuotas mensuales, el prestamista podrá ejecutar una orden de embargo sobre el inmueble depositado como garantía y quedárselo. Teniendo en cuenta que el dinero que nos prestará nunca superará el valor de tasación de la vivienda, estaremos arriesgando un bien cuyo valor es superior al del préstamo.

Ante el riesgo que supone poner nuestra casa en juego, después de haberla reformado para dejarla a nuestro gusto, puede surgirnos la duda de cuándo debemos decir que no a estos productos de financiación. La principal consideración que hay que tener en cuenta es que, si no vamos a necesitar una cuantía que no pudiéramos conseguir por medio de un préstamo personal, no es necesario depositar un inmueble como garantía.

 

¿Y si mi casa ya está hipotecada o no queremos usarla como garantía?

Un inconveniente que nos podemos encontrar si queremos recurrir a uno de estos créditos es que ya tengamos una hipoteca pendiendo de nuestra vivienda. No obstante, muchos préstamos con garantía hipotecaria nos concederán dinero si ya hemos amortizado un elevado porcentaje de la hipoteca. Por lo general, si hemos amortizado más del 80% de la hipoteca, podremos solicitar un crédito de este tipo.

Sin embargo, es posible que no queramos poner nuestra vivienda como garantía, ya sea porque supone un riesgo que no quermos asumir o porque el importe que necesitamos no es demasiado elevado. En estos casos podemos plantearnos acudir a otro tipo de financiación: los préstamos personales. Estos productos financieros nos permitirán conseguir hasta 50.000 euros por lo general, por lo que podremos cubrir una gran variedad de reformas de hogar para dejar nuestra casa como nueva.

Facebook Comments