25 octubre 2018

Conseguir un préstamo hipotecario no es una tarea sencilla.

Los bancos miran con lupa el perfil de los clientes antes de concederles una hipoteca. Por ejemplo, tener un contrato indefinido de solo un año (lo bancos suelen pedir que sea de mínimo dos años), puede ser clave para conseguir una hipoteca.

Las entidades financieras buscan perfiles solventes y con una cierta antigüedad laboral. Hay clientes que cumplen con la mayoría de los requisitos, pero no con todos, por eso los bancos los rechazan. En ese momento es muy importante el papel del intermediario financiero.

En otros casos, la falta de tiempo o la inexperiencia no nos permite conocer todas las opciones que hay en el mercado. Por eso, contar con la experiencia de un intermediario es muy importante para conseguir las condiciones que mejor se adapten a nuestro perfil.

 

Qué es un intermediario financiero

Un intermediario financiero puede ser una persona física o jurídica que opera con varias entidades bancarias. Gracias a su trabajo y experiencia puede ofrecer al cliente la opción u opciones que mejor se adapten a sus necesidades. Para el ejercicio de su actividad, esta figura requiere estar inscrito en el Instituto Nacional de Consumo (actualmente AECOSAN) y regirse por las normas del mismo.

 

Abogado general del TUE propone declarar ilegal la jurisprudencia del TS sobre ejecuciones hipotecarias

 

¿En qué puede ayudar a los clientes?

El intermediario financiero, debido al volumen que tramita con las entidades, puede conseguir frente a una negociación de un solicitante particular con una entidad bancaria:

  • Porcentajes de financiación (LTV) más altos.
  • Condiciones financieras más atractivas para el solicitante, sobre todo tipos de interés más bajos.
  • Ahorro de tiempo para el solicitante

 

¿Cuánto cuesta un intermediario financiero?

Hay intermediarios financieros como iAhorro que no cobran dinero a sus clientes. Esta empresa gana dinero a través de los bancos. Las entidades son las que le pagan por el volumen de hipotecas que consigue.

También existe la figura del Broker. Este financiero suele trabajar con varias inmobiliarias y bancos. En este caso, los clientes que cuentan con su servicio sí que tienen que pagar por su trabajo. Sus honorarios suelen rondar los 5.000 euros.

 

Los intermediarios son el futuro

La nueva reforma hipotecaria, actualmente en trámite parlamentario, ha hecho hincapié en los intermediarios y su futura regulación a través del Banco de España.  Otros países europeos se encuentran a la vanguardia de la intermediación y se realizan mayor porcentaje de operaciones tuteladas por intermediarios que actualmente en España.

En los próximos años el papel de los intermediarios va a ser cada vez más relevante. En los últimos meses, las grandes entidades financieras han apostado por la digitalización, por lo que dentro de muy poco será muy normal contratar productos como las hipotecas a través del canal online: no hará falta acudir a la entidad. Este hecho abre una oportunidad de negocio a los intermediarios financieros.

Facebook Comments