22 octubre 2019

Subrogar la hipoteca consiste en cambiar el préstamo de un banco a otro con el fin de mejorar las condiciones del mismo. Tras la aprobación de la Ley de Crédito Inmobiliario de junio de 2019, la subrogación no tiene ningún coste para el cliente, siempre y cuando se realice tras los tres primeros años de hipoteca. Si se hace antes, el coste es de un 0,15%. 

Cualquier ciudadano puede cambiar su hipoteca de un banco a otro. Sin embargo, hay casos en los puede resultar más interesante que en otros. La finalidad de la subrogación es mejorar las condiciones del préstamo, ya sea para pagar menos cuota o cambiar de tipo fijo a tipo variable. 

Si firmaste tu préstamo antes del 1 de enero de 2013

Los ciudadanos que firmaron su préstamo antes del 1 de enero de 2013 se benefician de desgravaciones en la renta por esta vivienda. En estos casos es posible que no interese el cambio de banco, ya que perderían esta bonificación.

Si firmaste la hipoteca entre 2013 y 2017

Todos aquellos ciudadanos que firmaron su préstamo a partir de 2013 y hasta 2017 pueden estudiar la opción de subrogación de la hipoteca. En esos años, los tipos medios de los préstamos rondaban entre el 3% y el 4%. Ahora la media de los tipos se sitúa por debajo del 3%. Incluso en algunos meses ha rondado el 2,5%, por lo que es fácil mejorar las condiciones del préstamo en comparación con las que se tenían hace unos años. 

¿Interesa cambiar a tipo fijo?

Por tipo de hipoteca, el cambio de variable a fijo puede ser una buena opción para todos aquellos que estén pagando un diferencial superior al 2,5%. En el caso de una hipoteca variable, se puede mejorar el diferencial que sea superior al 1%. En la actualidad, la mayoría de las entidades ofrecen mejores condiciones en sus tipos de interés. 

En caso de estar pensando en hacer una subrogación, lo primero que hay que hacer es comparar el mercado. Cuanta más información se tenga sobre el tipo de préstamos que hay en la actualidad, más fácil será conseguir mejores condiciones. 

¿Cuál es el proceso para subrogar la hipoteca?

A la hora de subrogar la hipoteca nos encontramos ante dos posibilidades: subrogación de deudor y de acreedor.  La subrogación de acreedor consiste en cambiar la hipoteca de un banco a otro. En el caso de la subrogación de deudor el cambio se hace en el titular o titulares del préstamo. 

A la hora de proceder a cualquier subrogación, lo más importante es que el hipotecado no tenga ninguna deuda pendiente con su banco y los pagos de las mensualidades estén al corriente. 

En el caso de una subrogación de acreedor, el hipotecado deberá contactar con una o varias entidades financieras para que analicen su situación financiera y puedan darle una oferta para su hipoteca. En el caso de acudir a un intermediario financiero como iAhorro.com este tiempo se reduce ya que es iAhorro quien se pone en contacto con todas sus entidades para ofrecerle las mejores condiciones a su cliente. 

Una vez tenga una oferta de otra entidad, el hipotecado deberá comunicar a su entidad su intención de mover su hipoteca de un banco a otro. En este momento, su entidad podrá igualarle o mejorarle la oferta. El cliente tendrá la última palabra a la hora de decidir si procede o no al cambio. 

Si la subrogación es de deudor, la entidad llevará a cabo un análisis de riesgos a la persona que quiere subrogar la hipoteca. Una vez que de el visto bueno, el nuevo hipotecado asumirá las condiciones pactadas por el vendedor de la vivienda. 

Facebook Comments