10 diciembre 2015

Los Veintiocho han aprobado el compromiso alcanzado con el Parlamento Europeo para aumentar los controles sobre la elaboración de índices de referencia que se usan para calcular el tipo de interés de las hipotecas, como el Euríbor o el Líbor, con el objetivo de incrementar la transparencia y evitar su manipulación.

La nueva regulación, que debe ser sometida ahora a votación por parte de la Eurocámara y aprobada por el Consejo para su adopción final, introduce un código de conducta vinculante para los proveedores de datos, mientras que los administradores de estos índices tendrán que pedir una autorización para operar y estarán sujetos a la supervisión de la autoridad competente de cada país donde estén localizados, que podrá denegar o suspender su solicitud.

La coordinación de la supervisión estará a cargo de la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA). No obstante, para índices considerados de especial importancia, la supervisión correrá a cargo de un colegio de supervisores nacionales que incluirá a la ESMA.

La nueva norma es una respuesta a los escándalos de manipulación del Euríbor o del Líbor por parte de grandes bancos. El objetivo es mejorar la gobernanza y los controles de los procesos para establecer los índices, incrementar la calidad de los datos que se aportan a dicho proceso, asegurar que los administradores y la información que aportan están sujetos a los debidos controles y no suponen conflictos de interés y proteger a los consumidores e inversores.

Facebook Comments