10 febrero 2016

El pequeño ahorrador se enfrenta hoy en día al problema de querer realizar inversiones seguras en un contexto en el que los tipos de interés de los productos de ahorro se encuentran por los suelos. La banca ofrece depósitos estructurados y combinados que, si bien son muy similares a los plazos fijos, no terminan de ofrecer las mismas garantías que éstos ofrecen.

Para construir unas finanzas personales sanas y rentables, la mejor opción es apostar por la combinación de cuentas y depósitos rentables y sin comisiones. De este modo el dinero crecerá con las máximas garantías.

1. Cuentas sin comisiones

Como se explicaba, una de las mejores estrategias para mejorar el ahorro personal es dejar de pagar comisiones al banco. Afortunadamente, según apuntan desde el comparador HelpMyCash.com, el mercado actual es capaz de proveer una oferta de cuentas sin comisiones suficiente como para encontrar alguna que se ajuste a las necesidades de cada uno.

Si lo que se busca es una cuenta corriente desde la que realizar ingresos, como la nómina o pagos, transferencias o domiciliar recibos, una de las mejores opciones es la Cuenta Corriente de Openbank. Con la cuenta básica del banco online del Santander, se pueden cubrir todas las necesidades financieras básicas, sin pagar un solo euro en comisiones de mantenimiento, administración, por transferencias o cheques. Además, todas las tarjetas son gratuitas.

Otra de las maneras de eliminar comisiones de las cuentas bancarias es mediante la vinculación. Esto significa domiciliar los ingresos y/o recibos, así como contratar productos como tarjetas de crédito, préstamos, una hipoteca o seguros. En resumen, convertirse en un buen cliente del banco puede ser una excusa para negociar con el banco la retirada de las comisiones.

Fuente: Ken Teegardin

Fuente: Ken Teegardin

 

2. Cuentas remuneradas y depósitos a plazo fijo

Una vez se ha logrado escapar de las temibles comisiones bancarias, el siguiente paso es hacer crecer estos ahorros con el mínimo riesgo posible. Para ello, el sistema bancario permite dos alternativas:

A.     Las cuentas remuneradas: son cuentas que ofrecen rentabilidad sobre el dinero que se tenga depositado en ellas. Si son cuentas de tipo “ahorro” no se podrá realizar ninguna operativa con ellas, más allá de realizar ingresos y transferencias, puesto que la idea de estas cuentas es que sean como una “hucha”. Por otra parte, también es posible encontrar cuentas nómina remuneradas, que ofrecen todas las posibilidades de una cuenta corriente y además, devengan intereses. Algunos ejemplos con estos parámetros son la Cuenta Nómina de Bankinter al 5% TAE el primer año y un 2% el segundo o la Cuenta 1|2|3 de Banco Santander que, si bien tiene 3 euros mensuales de comisión de mantenimiento, termina resultando rentable gracias a su interés de hasta el 3% y las devoluciones en recibos hasta un 3% también.

B.     Los depósitos a plazo fijo: son productos de ahorro que ofrecen rentabilidad sobre una cantidad de dinero mantenida en el banco durante un margen de tiempo determinado. Su punto fuerte es que ofrecen mejores intereses que las cuentas de ahorro convencionales, al tiempo que garantizan el capital inicial, ofreciendo una seguridad que los productos de inversión basados en renta variable no pueden ofrecer. En la actualidad, uno de los plazos fijos más rentables del momento son los de Banca Farmafactoring, que alcanza hasta un 2,65% TAE en el plazo fijo a 5 años.

La seguridad que ofrecen estos dos tipos de productos de ahorro es inmejorable ya que, además de la propia garantía de la entidad sobre el dinero, también existe una segunda cobertura ofrecida por el Fondo de Garantía de Depósitos que asegura hasta 100.000 € por depositante y producto.

3. Maximizar beneficios: gestión activa de las finanzas

El actual problema al que se enfrentan estos productos de ahorro es el contexto de bajos tipos de interés. Desde septiembre de 2014, los tipos fijados por el Banco Central Europeo (BCE) se encuentran en su mínimo histórico, al 0,05%. Este factor, junto a la limitación de los extratipos que impuso el Banco de España en 2013 para acabar con la guerra del pasivo, generan un panorama en el que la banca no necesita ofrecer buenos tipos de interés a cambio de dinero, sino que puede financiarse más barato a través de la institución europea.

Para conseguir buenos intereses con la máxima seguridad, la clave está en la gestión activa de las finanzas personales. En la actualidad, son los depósitos de bienvenida o promocionales los que están ofreciendo intereses muy por encima de la media. Lo malo es que estos productos son para nuevos clientes y tienen una duración aproximada de 3 meses. Lo bueno es que se pueden combinar para conseguir un interés anual superior al 3%. Para ilustrar esta dinámica, el comparador HelpMyCash.com ha desarrollado una guía para realizar inversiones seguras, donde se detallan 5 modelos de inversión sin riesgo en función del capital disponible.

 

Facebook Comments