31 julio 2020

Hace unos días hemos conocido la última sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre los gastos de hipoteca. Esta explica que en el caso de que los gastos hipotecarios que ha pagado un cliente para formalizar una hipoteca sean declarados abusivos la entidad bancaria está obligada a pagar al cliente el importe total de dichos gastos. No obstante, esto no se aplicará en los gastos que los tribunales españoles hayan estipulado que sí tienen que asumir los clientes.

Lo que se devolvería es lo siguiente: los gastos de la constitución de una hipoteca (notaría, registro, gestoría y tasación) y el de la tasa de cancelación, siempre y cuando las cifras estipuladas en un principio hayan sido declaradas como abusivas.

¿Y cómo va a afectar esto a los futuros clientes? En una situación como la que vivimos ahora, en plena pandemia de coronavirus, no va a haber mucho cambio. A corto plazo no creemos que cambien las condiciones de las hipotecas. Este año está siendo especial por toda la crisis del Covid-19. Además, tenemos un euríbor que otra vez en está en caída por lo que no creemos que las entidades tomen medidas drásticas a corto plazo. Habrá que esperar al 2021 a ver cómo evoluciona el sector”, asegura Simone Colombelli, director de hipotecas de iAhorro.

Esto significa que los gastos que tienen que asumir los clientes a la hora de formalizar una hipoteca van a seguir manteniéndose, pero Colombelli advierte que, aunque no se creen comisiones nuevas, puede que en algunas “suban el porcentaje”. Esto significa que si una entidad tiene una comisión de apertura de un 0,6%, por ejemplo, puede subirlo a un 0,8% como forma de compensar las consecuencias de esta sentencia.

Asimismo, esta decisión judicial tampoco provocará que los bancos limiten el crédito que ofrecen a los clientes. Simone Colombelli recuerda que la ley de Crédito Inmobiliario de 2019 ya endureció los criterios. “La banca es muy consciente de lo que pasó en el pasado y no quiere que esta situación se repita por lo que estudian a conciencia cada caso para asegurarse de la viabilidad económica de los hipotecados”, añade.

Además, este tipo de decisiones ayuda a que la tendencia de las entidades de estudiar la viabilidad de cada caso con detalle se mantenga.

La oferta del mercado hipotecario, a la merced de la Covid-19

Pese a esta nueva resolución judicial es importante recordar que el coronavirus paralizó el sector durante semanas, por lo que no se esperan movimientos de las entidades a causa de esta decisión.

“Sentencias de este tipo suelen generar incertidumbre en las entidades financieras y en los clientes. En el pasado hemos visto como la banca ha reaccionado a sentencias que no les favorecían con subidas en sus ofertas hipotecarias. En algunos casos estos cambios afectaban a la comisión de apertura o directamente a los tipos de interés”, explica Simone Colombelli, director de hipotecas de iAhorro.

El origen de la sentencia del TJUE

La sentencia del tribunal europeo viene a raíz de dos cuestiones judiciales. La primera es un procedimiento contra CaixaBank planteada por el Juzgado de Primera Instancia nº17 de Palma de Mallorca y la segunda procede del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº6 de Ceuta en relación con un caso con BBVA.

El tribunal europeo ha considerado que es ilegal que un juez nacional niegue a una persona que pueda recibir el dinero de unas cláusulas cuando estas han sido declaradas como abusivas.

Facebook Comments