6 julio 2020

Aunque el plazo para presentar la declaración de la Renta 2019 acaba de terminar, la situación actual generada por la covid-19, que ha provocado numerosos ERTE, invita a poner la vista en la campaña de 2020. ¿Por qué muchos de los españoles que se han visto afectados por un ERTE tendrán que pagar en la próxima declaración de la Renta?

Los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) se han convertido en algunas de las palabras más mencionadas en los últimos meses a raíz de la crisis sanitaria y el cese temporal de la actividad en muchas empresas. Precisamente, un ERTE, siempre que esté debidamente justificado, permite a las empresas suspender temporalmente los contratos de trabajo o reducir la jornada laboral de los empleados.

¿Tendrán que hacer la declaración de la Renta las personas afectadas por un ERTE?

Este cambio en la situación laboral de una persona, aunque sea temporal, puede tener su reflejo posteriormente en la declaración de la Renta. Pero lo primero que hay que saber es si esa persona está obligada a hacer la declaración.

La Agencia Tributaria define aquellos casos en los que sí que hay que hacerla. En este sentido, no hay ninguna excepción vinculada específicamente a los ERTE. Lo que sí señalan es que, hasta un importe de 22.000 euros brutos no es obligatorio declarar a Hacienda, siempre y cuando sólo haya habido un pagador. Sin embargo, esta cantidad se reduce a 14.000 euros cuando se tiene dos o más pagadores.

Por lo tanto, teniendo en cuenta que el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), entidad pública encargada de gestionar los ERTE, cuenta como segundo pagador, previsiblemente en 2021 habrá más personas obligadas a presentar la Declaración de la Renta.

dos pagadores en la renta

¿Cómo se paga el IRPF en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo?

Siendo conscientes del hecho de que el SEPE cuenta como pagador, el siguiente paso es saber cómo funciona la retención del IRPF en un ERTE. Según se señala desde el propio SEPE, las prestaciones por desempleo contemplan la retención del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Pese a esto, no es habitual que estas prestaciones incluyan retenciones puesto que no alcanzan el mínimo obligatorio para aplicarla.

Con esto lo que sucede es que, debido a la reducida (o inexistente) cantidad retenida durante el ejercicio a causa del ERTE, en la siguiente declaración de la Renta haya que compensarla. Esto supondría que una persona que ha estado en situación de ERTE tendría que pagar en la declaración las retenciones correspondientes.

Por lo tanto, un trabajador en ERTE también tiene la posibilidad de solicitar que se le retenga (o que se incremente el porcentaje de retención) en su prestación por desempleo y, de esta manera, evitar que el pago del IRPF se acumule para el momento de la declaración.

Aunque aún falten muchos meses para la Declaración de la Renta 2020 y existan entidades como la Unión Sindical Obrera que han solicitado que los ERTE no se contabilicen como segundo pagador, lo recomendable es que, cuando llegue el momento de presentar el borrador, se consulte con un profesional como un gestor. De esta manera, se pueden evitar problemas futuros y conocer con detalle qué es lo que hay que declarar y cómo.

Facebook Comments