2 marzo 2016

La recuperación económica ha hecho que las entidades financieras vuelvan a ofrecer préstamos personales y que, como consecuencia, el interés medio aplicado caiga hasta el 8,43 % TAE, según los últimos datos de diciembre de 2015 del Banco de España. En este sentido, conseguir préstamos baratos es ahora más fácil pero, independientemente de la oferta, existen otros factores que te permitirán ahorrar varios cientos de euros. El comparador financiero HelpMyCash.com te da las claves para abaratar el coste de nuestros créditos aún más.

Cómo ahorrar en la financiación

Además de buscar y comparar entre todas las ofertas del mercado y escoger el crédito con la TAE más baja, debes tener en cuenta otras tres claves que influyen en el coste de tu financiación y que podrás modificar para conseguir la mejor financiación al menor coste:

1. Aprovecha las vinculaciones

La contratación de productos vinculados a los préstamos no siempre implica pagar más. Son muchos los bancos que ofrecen descuentos en los intereses de los créditos si contratas, de manera opcional, algunos  productos vinculados. Sin embargo, es importante saber qué productos vinculados contratar para poder ahorrar. Algunas vinculaciones, como la domiciliación de nómina o recibos, no conllevan gastos extra, por lo que cualquier rebaja en los intereses a cambio siempre será buena. Otras vinculaciones, como la contratación de seguros o tarjetas de crédito, sí que tienen un coste extra, por lo que será necesario calcular cuál de ambas opciones será más barata.

Coste de los préstamos

Fuente: Jacob Edward

2. No financies las comisiones

Muchas ofertas nos permiten incluir las comisiones de estudio y apertura dentro del préstamo y así pagarlas junto con las cuotas mensuales. Aunque, en principio, parece una opción muy cómoda ya que no tendrás que pagar antes de tiempo, financiar estos gastos implicará que también se generen intereses sobre las comisiones, además de los intereses sobre el capital del crédito. En estos casos, es mejor abonar el coste de las comisiones en el momento.

3. Amortiza siempre que sea posible

Reembolsar una parte del crédito que hayas solicitado si dispones de una liquidez extra abaratará tu financiación, ya que el capital que devuelvas antes de tiempo no generará intereses. Además, una vez amortizado podrás escoger entre reducir la cuota mensual, o reducir el plazo y seguir pagando la misma mensualidad.

La opción que te hará ahorrar más será reducir el plazo ya que mientras más corto sea el plazo del reembolso menos intereses se pagan. Es decir, un préstamo de 10.000 € al 7 % a reembolsar en un período de 36 meses (tres años) generará unos intereses de 1.115 €, mientras que un préstamo con las mismas condiciones pero con un plazo de reembolso de 60 meses (cinco años) generará unos intereses de 1.880 € (una diferencia de 765 € solo en intereses).

Teniendo en cuenta estas tres pautas verás como podrás ahorrar varios cientos de euros en intereses siempre teniendo en cuenta tus posibilidades económicas, es decir, siempre que tus ingresos te permitan por ejemplo subir la cuota mensual para acortar el plazo, realizar una amortización anticipada o pagar las comisiones antes de recibir el capital del crédito.

Facebook Comments