7 septiembre 2015

Septiembre suele ser época de mudanzas para muchos: los que se van a la universidad, los que se cambian de piso, los que aprovecharon el verano para encontrar la casa de sus sueños… Un cambio de hogar supone un importante nivel de estrés, no sólo por la carga de trabajo, también por la gran carga emocional que implica. ¿Cómo lograr hacer una mudanza sin muchos dolores de cabeza? Descubre aquí las claves para hacer fácil un cambio de vivienda.

 

Empieza con tiempo y elabora un listado de pertenencias

En primer lugar, es recomendable planificar la mudanza con tiempo: como mínimo un mes antes. Para empezar, debes realizar un listado de pertenencias a trasladar, destacando las más valiosas para tenerlas bien controladas. Una vez identificados y clasificados todos los objetos, al margen del mobiliario, necesitarás cajas y material de embalaje.

 

Utiliza material de embalaje específico

Es importante embalar bien todos los objetos. Para eso, lo ideal es utilizar material diseñado específicamente para mudanzas, de forma que los artículos queden bien protegidos y no lleguen rotos o dañados. Por ejemplo, existen kits para embalar y proteger platos, botellas, vasos y copas. Pero no sólo es importante la vajilla y el menaje, hay que proteger bien todas las pertenencias. Hazte con fundas para sofás o colchones, bolsas porta trajes… en definitiva, con material específico para la mudanza.

 

cajas mudanza

Obtén cajas adecuadas para el traslado

¿Y dónde guardar todos los enseres? Existen multitud de cajas, pero no todas reúnen las características imprescindibles para soportar un traslado. Por eso lo mejor es buscar aquellas que te ofrezcan una mayor resistencia, y que te permitan abrirlas y cerrarlas cuantas veces sea necesario.

 

Identifica las cajas por estancias

Para evitar volverte loco buscando entre todas las cajas, es recomendable identificarlas con el nombre de la estancia a la que pertenecen. Así, por ejemplo, en la caja que ponga “cocina”, guardarás todos aquellos objetos pertenecientes a este espacio como ollas, sartenes, platos y el resto de la cubertería. Y así, con cada una de las estancias. Si, además, haces un listado de lo que hay en cada caja, bien sea aparte, bien dentro o fuera de la propia caja, te será mucho más fácil encontrar aquello que necesitas cuando estés instalado.

 

mudanzas

Contrata profesionales para montar y desmontar

Una vez hechas las cajas con todos los objetos a trasladar, le toca el turno al mobiliario. Desmontar y montar muebles no siempre es fácil, por eso, si te lo puedes permitir, lo ideal es contar con un equipo profesional y preparado que no solamente realice la mudanza, sino que también te instale los muebles y electrodomésticos en la nueva vivienda. De esta forma, te evitarás desperfectos, agobios y alguna que otra contractura. Si vas a hacer por ti mismo el traslado de los muebles, lo mejor es que cuentes con una furgoneta para evitar hacer muchos viajes.

 

Cuenta con un trastero

Uno de los principales quebraderos de cabeza en una mudanza es qué hacer con los muebles mientras nos trasladamos de una vivienda a otra, ya que no siempre disponemos de espacio para colocarlos en el momento del traslado. En estos casos, lo mejor es, si no tienes uno particular, contratar un trastero para almacenar todas tus pertenencias durante el tiempo que sea necesario hasta que puedas trasladarlas a la nueva vivienda.

 

Facebook Comments