4 agosto 2017

Ay, los propósitos de vacaciones. ¿Te suenan? Son las mismas buenas intenciones que en Año Nuevo, pero con los dedos de los pies al aire.

Y si algo tienen en común, es lo rápido que se nos olvidan. Las chancletas y la crema solar nos poseen como cada verano y nos convierte en auténticos ‘guiris’ vayamos donde vayamos. Repetimos todos aquellos comportamientos que aborrecemos durante los 350 días del año: bloquear la calle paseando muyyyyyy despacio, arder al sol, comer paella y beber sangría, fotografiar TO-DO y comprar suvenires ridículos… ¿o no?

Facebook Comments