16 octubre 2018

Es una experiencia preciosa para el otoño.

No importa si decides hacerlo en solitario, en pareja o en familia. Nos referimos a visitar un bosque. Con la llegada de esta estación, la vegetación se tiñe de marrón, rojo, naranja y amarillo.

Tanto es así que la experiencia de caminar por uno de estos parajes naturales puede convertirse en una experiencia sensorial maravillosa: los colores tostados, el crujir de las hojas bajo nuestros pies, el ruidito de una ardilla saltando de rama en rama…

Si bien es imposible vivir en el corazón de estos parajes (por suerte, la mayoría están protegidos como reservas naturales), sí tenemos la oportunidad de mudarnos cerca de ellos. Así que hoy nos hemos propuesto encontrar cinco viviendas de cuento muy cerca de los bosques más bellos del país.

 

Fragas do Eume, La Coruña

Fragas do Eume

Fragas do Eume, La Coruña, Galicia

En el Parque Natural Fragas do Eume está uno de los bosques atlánticos de ribera más impresionantes de Europa. Tiene una extensión de 9.000 hectáreas, en parte habitadas, pero solo por 500 personas. Vivir cerca de estos exuberantes bosques que siguen el curso del río Eume es una experiencia vital absolutamente singular.

En las fronteras del Parque están las localidades de As Pontes, Pontedeume y Monfero. Y justo en Monfero encontramos una casa de cuento. Y no solo eso, porque esta propiedad se compone de una casa tradicional gallega de piedra con tres dormitorios, una Palleira y tres casas de nueva construcción con las que se han respetado los elementos arquitectónicos tradicionales: piedra, pizarra y madera.

 

Vivir cerca del bosque: cinco viviendas de cuento

Foto: Fotocasa

 

Completamente reformada, la casa conserva los elementos arquitectónicos típicos de la zona, incluso con una cocina tradicional de leña y otra de gas, luz, espacios amplios y acogedores.

 

Bosque de Oma, Reserva de la biosfera de Urdaibai, Vizkaya

Vivir cerca del bosque: cinco viviendas de cuento

Omako basoa (Bosque de Oma), Reserva de la biosfera de Urdaibai, Vizkaya

 

Si hay un bosque verdaderamente singular, tanto en España como en el mundo, ese es el Bosque de Oma (Omako basoa, en euskera), situado en el término municipal de Kortezubi. Además de ser un entorno natural bellísimo, el bosque es una verdadera obra de arte, llevada a cabo por el pintor y escultor Agustín Ibarrola.

Lo llaman el Bosque Pintado o Bosque Encantado, porque el artista realizó distintas pinturas sobre los troncos de los árboles, dibujando figuras humanas, animales y formas geométricas. Aunque para verlas correctamente, tenemos que situarnos en un punto de vista determinado.

 

Vivir cerca del bosque: cinco viviendas de cuento

Foto: Fotocasa

 

La casa que aquí te proponemos está en Barrio Muretagane , en plena Reserva de la Biosfera de Urdabai. Tiene una planta de 120 metros cuadrados y tres alturas, además de 2.000 metros cuadrados de terreno. La planta baja se divide en tres espacios amplios: entrada, cocina-comedor y sala de estar con una gran chimenea. Tiene cuatro habitaciones y dos baños, con calefacción y agua caliente. Además de estar cerca del bosque, a 7 kilómetros están las playas de Laida y Laga.

 

La Fageda d’en Jordà, Santa Pau, Girona

Vivir cerca del bosque: cinco viviendas de cuento

La Fageda d’en Jordà, Santa Pau, Girona

 

La Fageda d’en Jordà es uno de los bosques más inspiradores del país. Se trata de un bosque de hayas que crece sobre la colada de lava del volcán Croscat, en una altitud de 550 metros. Se trata de una de las 28 reservas naturales del Parque Natural de la Garrotxa, muy cerca del municipio de Santa Pau, Olot y les Preses.

La Fageda es un lugar precioso para visitar durante todo el año, pero el otoño es una época idónea para transitar por sus senderos. Mientras paseas, lo más probable es que te quedes prendado del silencio y de la profundidad de su vegetación. Hasta el mismísimo poeta, Joan Maragall, se inspiró en este maravilloso lugar.

 

Vivir cerca del bosque: cinco viviendas de cuento

Foto: Fotocasa

 

Si buscabas una vivienda de cuento, este castillo no te dejará indiferente. Se encuentra a muy pocos kilómetros de la Fageda d’en Jordà, en el precioso pueblo medieval de Santa Pau y la zona volcánica de la Garrotxa.

A lo largo de los siglos el edificio ha experimentado numerosas modificaciones y extensiones, pero la torre, con puerta románica, pertenecería a la construcción original de finales del siglo X. Hoy necesita importantes reformas, pero la estructura principal está en buenas condiciones. Es, sin lugar a dudas, una estupenda oportunidad para invertir.

 

Secuoyas del Monte Cabezón, Cabezón de la Sal, Cantabria

Vivir cerca del bosque: cinco viviendas de cuento

Secuoyas del Monte, Cabezón de la Sal, Cantabria

 

Si quieres ver secuoyas, no será necesario que te traslades a América. ¿Sabías que en Cabezón de la Sal (Cantabria) hay un impresionante bosque de secuoyas? Estas se plantaron en los años, con el objetivo de conseguir rápidamente madera para talar. Pero más adelante ya no se pudieron talar y se mantuvieron allí hasta hoy.

Algunos de estos árboles alcanzan hasta 36 metros de altura y el conjunto, con 800 secuoyas, se ganó el honor de ser declarado Monumento Natural en 2003. Las vistas son verdaderamente espectaculares en cualquier época del año.

 

Vivir cerca del bosque: cinco viviendas de cuento

Foto: Fotocasa

 

En Santibañez, muy cerca de Cabezón de la Sal, encontramos una casona montañesa con 456 metros cuadrados de planta, a los pies de la Sierra del Escudo. Tiene cocina, comedor, aseo, dormitorio con baño completo, hall, salón con chimenea, sala de estar y porche cubierto orientado al sur. En la parte superior hay cuatro habitaciones y cuatro baños completos.

La vivienda fue construida manteniendo el espíritu de las típicas casas montañesas, con tres arcos de medio punto y distintos elementos recuperados, que le añaden todo el encanto.

 

Selva de Irati, Navarra

Iratiko oihana

Iratiko oihana (Selva de Irati), Navarra

 

La Selva de Irati (Iratiko oihana, en euskera) es la mayor masa forestal de Navarra y uno de los blosques de hayas y abetos mejor conservados de toda Europa. De hecho, en extensión solo la supera la Selva Negra de Alemania. Y aunque desde los siglos XVI-XVII ha sido un bosque explotado, su conservación es magnífica, gracias al respeto de los habitantes de estos valles navarros.

La casa que te proponemos está en Linzoain, cerca de Erro, justo en el Valle de Roncesvalles. Cerca está la Selva de Irati, en plena ruta del Camino de Santiago. La casa consta de una preciosa parcela de 2.000 metros, con un gran arbolado. La superficie de la planta baja es de 150 m2, que se duplican en la primera y el bajo cubierta.

 

Vivir cerca del bosque: cinco viviendas de cuento

Foto: Fotocasa

 

Construida con materiales tradicionales, cuenta con grandes vigas de madera y forjados aislados correctamente. Le hace falta una reforma, sí. Pero en cuanto la veas y compruebes lo cerca que está de Irati, te enamorará.

Facebook Comments