15 febrero 2019

Muhammad Ali, el famoso boxeador estadounidense conocido como Cassius Clay al principio de su carrera, fue el propietario de una gran mansión en la exclusiva zona de Hancock Park, en Los Ángeles. La compró en 1979, justo cuando se retiraba de la competición. Vivió allí con su tercera mujer y sus dos hijas hasta que se separaron en 1986. Desde entonces ha tenido varios propietarios, y ahora vuelve a salir a la venta por casi quince millones de euros.

 

 

La propiedad ocupa una superficie inmensa, con más de 6.000 metros cuadrados en total, y la casa, construida originalmente en 1916, supera los 1.300. Tiene siete dormitorios y siete baños, vidrieras y chimeneas originales, revestimientos de madera y lámparas enormes.

 

 

La familia Ali mostró el interior de la mansión en una revista mientras la habitaban, hace cuatro décadas. La decoración quería evocar el renacimiento italiano, con muebles dorados, grandes pinturas y jarrones, alfombras orientales e incluso un aviario con pájaros exóticos. En algunos casos, para evitar que los invitados se sentaran sobre auténticas antigüedades, tenían cintas uniendo los reposabrazos de los sillones, como en algunos museos.

 

 

En 2004, cuando los propietarios actuales ya vivían en la casa, Muhammad Ali los contactó para pedirles ver la casa. Aceptaron encantados y guardan un pequeño dibujo que el boxeador realizó durante esa visita.

Facebook Comments