14 mayo 2019

La casa que compartieron Jennifer Aniston y Brad Pitt antes de su sonado divorcio es una de las grandes mansiones Beverly Hills. Ahora vuelve a salir a la venta por más de 50 millones de euros.

Una mansión de la época dorada

La casa fue construida en los años 30 por Wallace Neff, uno de los arquitectos más importantes de la época dorada de Hollywood. Desde entonces pasó por varias manos hasta que Jennifer Aniston y Brad Pitt la adquirieron en 2001 por algo más de 12 millones de euros.

 

Grandes dimensiones

La casa tiene una superficie de más de 1.100 metros cuadrados, y el total de la parcela es de casi 5.000 metros cuadrados. Construida con un diseño inspirado en la arquitectura de la Normandía francesa, la casa cuenta incluso con una torre octogonal. Está distribuida en cuatro dormitorios, un gran salón con capacidad para una veintena de comensales, gimnasio, una gran sala de estar que da a la piscina y grandes jardines.

Tres años de reforma

Cuando los populares actores compraron la casa estuvieron realizando reformas durante más de tres años para adaptarla a su gusto. Entre otras cosas, Jennifer Aniston y Brad Pitt añadieron suelo radiante de mármol en la cocina, una sala de cine y un pub, y suelos de madera que hicieron traer de un centenario castillo francés. Poco después de su divorcio, en 2006, se la vendieron a un ejecutivo de bolsa.

Y ahora con pista de tenis

El propietario actual también realizó algunas mejoras en la casa. Las más destacadas son una pista de tenis y un apartamento para invitados en un pequeño edificio separado de la casa principal. Hay sitio para eso y para más. Ahora falta ver si encuentra comprador.

Facebook Comments