7 enero 2019

Construir una vivienda es caro y en el mundo hay casi mil millones de personas sin un techo bajo el que refugiarse por falta de recursos económicos. Pero el desarrollo tecnológico puede ayudar a poner fin a esta situación.

La ONG New Story, con sede en Silicon Valley, ya ha empezado a construir viviendas mediante impresoras 3D para transformar barrios de chabolas en viviendas habitables y sostenibles. Ya habían construido más de mil casas ‘normales’ con esta finalidad, pero buscaban cómo hacerlo de manera más rápida y barata.

 

Foto: New Story

Foto: New Story

 

El primer prototipo de casa impresa en 3D lo construyeron en Austin (Texas, EEUU) hace un año para comprobar la eficacia de esta tecnología. El resultado fue una casa unifamiliar de algo más de 60 metros cuadrados que se puede ‘imprimir’ en menos de 24 horas.

Las casas que habían construido hasta ahora, mediante el método convencional, tardaban entre 15 y 20 días. Pero ahora, en vez de usar ladrillos, una gran impresora 3D crea los muros añadiendo capas de cemento de secado rápido, en función de los planos que se le indiquen y el proceso es mucho más rápido. La casa básica tiene dos habitaciones, cocina y baño, una buena eficiencia energética y es resistente a las tormentas.

 

Foto: New Story

 

El modelo ya se ha aplicado en diversas zonas de El Salvador y ahora planean exportar la idea a otros países, como Haití, México o Bolivia. El precio de cada una de estas viviendas es de 3.500 euros, frente a los casi 6.000 que costaban las casas que construían hasta ahora.

Se financian mediante donaciones que se pueden destinar tanto a la construcción de las nuevas viviendas como al desarrollo de nuevas tecnologías de impresión 3D. La ONG ofrece incluso la oportunidad de subvencionar por entero una de estas casas y conocer a la familia que vivirá en ella.

 

Foto: New Story

 

La impresora cabe encima de un camión, por lo que resulta muy sencillo llevarla de un sitio a otro para seguir construyendo. Desde New Story esperan crear el primer barrio entero de vivendas impresas en 3D en 2019. La creadora de esta idea, por cierto, es Alexandra Lafci, que desde 2016 forma parte de la lista Forbes de las personas menores de 30 años más influyentes del mundo. Su objetivo es que en 2030 no queden niños sin techo.

Facebook Comments