8 mayo 2019

Una de las principales ventajas de hacerse una casa desde cero es poder adaptarla a los propios gustos y necesidades, por extraños que sean. Es lo que hizo Pierre Andre Senizergues, campeón mundial de skate y fundador de una de las principales empresas de este deporte. Con la colaboración de un arquitecto y un diseñador creó un prototipo de casa en la que poder hacer skate… ¡por dentro!

La idea era convertirla en una casa de verdad, en Malibú, California. Estaría dividida en tres grandes espacios: un salón comedor con cocina en una parte, habitación con baño en el centro y una gran área para practicar skate en el otro extremo. En realidad toda la casa es patinable: suelo, paredes y techo son un continuo y hasta los muebles están pensados para pasar las ruedas sobre ellos.

El prototipo se realizó en madera, pero la casa está pensada para ser construida con cemento y vidrio. La estructura permite incluso pasar de dentro a fuera de la casa, o al revés, sin bajar los pies del monopatín.

Además, este skate park habitable pretende ser un hogar lo más sostenible posible. Para ello se ha previsto un sistema de ventilación natural para regular la temperatura y renovar el aire, el uso de materiales de origen local y el uso de energía eólica y solar.

Facebook Comments