8 marzo 2019

Frank Sinatra tuvo varias casas en ambas costas de Estados Unidos pero, según sus allegados, su favorita fue la última que adquirió en la playa de Malibú, en California, justo delante del mar. Ahora, más de 20 años después de su muerte, sale a la venta por 11,3 millones de euros.

 

 

La casa tiene casi 540 metros cuadrados repartidos en dos plantas, con siete dormitorios y nueve baños. La habitación principal, tipo suite, tiene una zona de estar con chimenea, sauna y hasta una peluquería en la zona del baño.

Hay además piscina y zona de spa, diversos salones, interiores y exteriores, y hasta dispone de ascensor. Pero lo más espectacular de la casa es sin duda la parte que da hacia la playa, con grandes ventanales que permiten unas vistas de lujo de las puestas de sol sobre el Pacífico.

 

 

Frank Sinatra y su esposa Bárbara compraron el terreno en 1992, cuando Frank tenía ya 75 años y seguía aún actuando, y diseñaron la casa como lugar en el que pasar días de descanso. En 1996 decidieron renovar sus votos en la propia playa de arena blanca a la que se accede directamente desde la vivienda.

Facebook Comments