10 julio 2019

Es una casa de ensueño. Tanto es así que hasta tiene playa propia. Es, nada más y nada menos, que la casa que Jackie Kennedy compró en la isla de Martha’s Vineyard, en la costa de Massachusetss. Se conoce como Red Gate Farme y acaba de ponerse a la venta.

De la gestión se encarga la hija de Jackie, Caroline Kennedy, muy a pesar de que esta casa tiene una importantísima carga sentimental para la familia Kennedy. Allí fallecieron en un accidente de avioneta John Kennedy Jr y su mujer Carolyn Bessette, junto a su hermana Lauren.

Aquí se rodó Tiburón

Además de ser un paraje idílico, mansión de Jackie Kennedy y escenario de una fatídica tragedia familiar, la casa de Red Gate Farme también es un lugar cinematográfico. Y es que aquí se rodó, en 1974, la legendaria película Tiburón. En su momento, la casa le costó un millón de euros a la esposa del presidente. Ahora, su hija, la vende por 64 millones, un precio que solo podrán asumir unos pocos privilegiados. 

Una lujosa mansión renovada en el 2000

Cuando Jackie Kennedy llegó aquí, lo único que había en pie era una cabaña, que por cierto todavía se conserva. Luego, el arquitecto Hugh Newell Jacobsen proyectó la construcción y más adelante, en el 2000, Deborah Berke se encargó de ejecutar distintas obras de mejora. 

Tiene cuatro dormitorios de lujo, todos ellos con baño, además de distintos salones, una cocina inmensa con vistas al océano y una biblioteca que dejaría la boca abierta a cualquier ratón de biblioteca.

Incluye una casa de hadas

Hackie Kennedy mandó construir una curiosa casa de hadas en el recinto de Red Gate Farme para que sus nietos pudieran jugar. Además, el complejo consta de una casa de húespedes con dos plantas y cuatro habitaciones, dos garajes para guardar vehículos y una casa para el guarda de finca que tiene más de mil metros.

Lógicamente, y como cualquier casa de lujo, la de los Kennedy también tiene piscina, huerto, jardines y una pista de tenis.

Facebook Comments