9 octubre 2018

El otoño ya está aquí y la meteorología nos lo hace notar.

Por eso no hay nada que apetezca más que instalarse en una casa acogedora (a ser posible con chimenea), con una decoración agradable, mucha madera, textiles y colores otoñales invadiéndolo todo. Por eso hemos decidido encontrar para ti cinco casas súper acogedoras para disfrutar de tu otoño más cálido. 

 

Una finca rústica con mucho encanto en Esponellà (Girona)

Una finca rústica con mucho encanto en Esponellà (Girona)

Foto: Fotocasa

Si te gustan las tradiciones y además buscas algo con encanto, esta finca rústica situada en Esponellà (Girona) te encantará. Se trata de una casa de 350 metros cuadrados, con 50.000 más de terreno, para salir a pasear mientras contemplamos los colores y disfrutamos de un paisaje otoñal de postal.

Por dentro es una casa de sueño. Tiene tres plantas, en las que encontramos dos salas de estar, una cocina, un comedor, un baño, dos habitaciones dobles, un estudio y una suite en la parte superior. La casa conserva parte de sus elementos originales y los combina con muebles clásicos y con elementos decorativos absolutamente actuales.

 

Una casa tradicional en Llanes (Asturias)

Una casa tradicional en Llanes (Asturias)

Foto: Fotocasa

Viajemos ahora hasta el paisaje otoñal que nos ofrece Asturias. Concretamente en Llanes, donde encontramos esta casa tradicional asturiana, con unas vistas preciosas a la Sierra del Cuera. La entrada principal es a través de un bonito porche y un jardín con un muro de piedra.

Probablemente no haya experiencia más gratificante para un cálido otoño que contemplar la lluvia de octubre detrás de los ventanales de esta casa. Distribuida en tres plantas, la vivienda consta de un gran salón comedor, cocina independiente, aseo, dormitorio principal con galería, baño y armario empotrado. En la parte superior, una buhardilla se convertirá en el lugar perfecto para disfrutar de lectura y manta.

 

Un chalet encantador en Hendaya

Foto: Fotocasa

Imagínate un otoño con una banda sonora de fondo: Autumn Leaves al piano, mientras afuera caen las hojas de los árboles y todo se tiñe de naranja y marrón. Pues no sueñes: es justo lo que puede pasar si te mudas a esta casa, situada en el País Vasco francés, en Hendaya, con piano de cola incluido.

En 176 metros cuadrados, encontramos un salón comedor decorado con vigas de madera, una chimenea de lo más elegante, cocina y comedor con salida a la terraza y al jardín, cuatro dormitorios, dos baños completos y garaje. Tiene nada más y nada menos que 617 metros cuadrados de terreno, con vistas a la montaña y acceso directo a la playa. Probablemente no puedas pedir más.

 

Una casa rodeada de vegetación

Foto: Fotocasa

El otoño probablemente sea una de las estaciones en las que más resplandece la naturaleza. Y esta casa, situada en Cerro de Alarcón, está rodeada de vegetación. Consta, además, de grandes ventanales, que consiguen que los rayos de sol entren durante toda la jornada. Cosa que se agradece mucho en otoño.

La casa tiene cuatro dormitorios, dos baños, cocina totalmente equipada, salón comedor, porche cubierto, trastero y jardín zen en el interior. Si buscas luz, vegetación y calidez, esta vivienda te encantará.

 

Un molino hidráulico del siglo XVIII rehabilitado en Navafría (Segovia)

Un molino hidráulico del siglo XVIII rehabilitado en Navafría (Segovia)

Foto: Fotocasa

En Navafría (Segovia) encontramos este maravilloso chalet, que antes era un molino hidráulico del siglo XVIII. La rehabilitación dejó al descubierto una vivienda de dos plantas y 185 metros cuadrados cada una, con recibidor acristalado, gran salón con chimenea, antiguo horno de leña, cocina independiente totalmente equipada, tres dormitorios dobles, dos baños completos en suite y ventanas abiertas a un paisaje privilegiado.

Junto a otras construcciones colindantes, este precioso chalet promete convertirse en el lugar perfecto para pasar este otoño. Y probablemente todas las estaciones del año.

Facebook Comments