22 enero 2019

La primera gran decisión cuando te propones vender un piso tiene que ver con los intermediarios: ¿agencia inmobiliaria o portal online? Ambas opciones tienen sus ventajas y sus desventajas, pero si buscas un método que tenga coste nulo para ti, anunciarse en internet es la mejor opción. Sin embargo, que sea barato no significa que vender un piso por internet resulte sencillo.

De hecho puede resultar un proceso muy costoso en tiempo para responder a llamadas y correos electrónicos. Es posible optimizarlo limitando la publicación del inmueble a los portales más populares, que concentran la mayor parte del tráfico.

Conviene que el anuncio de tu piso incluya fotografías (al menos una por estancia) y que estas sean de alta calidad. Antes de tomarlas puedes despejar el piso, encender todas las luces y abrir todas las persianas. Garantizará que tu casa parezca lo más luminosa posible.

Como regla general, intenta que en las fotografías de tu piso se aprecie una decoración neutra que atraiga a todo tipo de compradores. Así conseguirás que se imaginen la vivienda decorada a su gusto.

 

 

¿Qué documentación necesito para vender mi piso en internet?

En primer lugar, necesitarás demostrar que eres el propietario del piso. Esto se refleja en la escritura de compraventa, un documento previo a la escritura pública que contiene varios datos sobre el inmueble que debe conocer su comprador.

Como vendedor también debes presentar al comprador los estatutos de la comunidad de vecinos, para que los conozca antes de mudarse.

El tercer documento importante que tienes que solicitar antes de comenzar la venta es el justificante de pago del IBI del último año, que acredita que estás al día con los pagos de ese impuesto. También deberás justificar y acreditar el pago de las últimas facturas de suministros (luz, agua, gas…).

Por último, el inmueble no puede ponerse a la venta legalmente sin contar con los documentos del certificado de eficiencia energética y la cédula de habitabilidad (no es necesaria en todas las comunidades autónomas), que acreditan respectivamente el nivel de consumo energético del inmueble y el cumplimiento de todas las normas constructivas que garantizan que un edificio es habitable.

Para fijar el precio es necesario recurrir a un experto que realice una tasación de tu vivienda. Esto significa realizar un estudio que muestre su precio de mercado en un momento concreto para poder fijarlo de forma precisa.

Esta tasación puede realizarla cualquier arquitecto técnico o superior, a diferencia de la hipotecaria, que debe ser realizada por una sociedad de tasaciones acreditada por el Banco de España. La finalidad de esta tasación no es que sea concedido un crédito, sino tener un documento que nos ayude a marcar el valor del inmueble.

Si buscas un profesional que te ayude a realizar cualquiera de los trámites anteriores, puedes encontrarlo en plataformas especializadas como Certicalia.

 

 

Ya tengo los documentos, ¿ahora qué?

Ahora debes redactar un texto descriptivo que acompañe a tu anuncio. Basta con unas pocas líneas que hablen de las virtudes de tu inmueble, pero ten en cuenta que si caes en la exageración tus posibles compradores notarán la diferencia.

Pronto empezarás a recibir llamadas y podrás organizar visitas a tu casa. Si la respuesta se hace esperar, no olvides que muchos portales te permiten promocionar tus anuncios por un módico precio. Explora esa opción para acelerar el trámite lo máximo posible.

Facebook Comments