20 noviembre 2018

A la hora de vender una casa es recomendable recopilar todos los documentos relacionados con el inmueble. Agilizar los trámites, evitar esperas y ayudar al comprador. Para empezar esos documentos demostrarán que somos los titulares de esa vivienda, que está libre de cargas y la certificación energética que posee el inmueble, entre otras cosas.

 

¿Y cuáles son esos documentos? 

  • Título de propiedad, escritura de compraventa de la vivienda y los datos que confirmen que somos los propietarios.
  • Una nota simple de la vivienda también lo acredita y facilita la situación y características del inmueble, además de las cargas del mismo.
  • Si tiene hipoteca, informar al comprador y certificar la deuda pendiente. Si sigue vigente, hay que realizar la cancelación y sus gastos para que el nuevo comprador pueda inscribir la vivienda a su nombre. Esta operación se puede hacer en el mismo instante de la compraventa en notaría.
    • Si la hipoteca ya está amortizada.  Documento que acredite la cancelación registral.
    • El Impuesto de Bienes Inmuebles de los últimos años y estar al corriente de pago.
    • Pago de las cuotas de la Comunidad de Vecinos. El administrador del edificio, con el visto bueno del presidente, aportará el certificado que acredite estar al corriente de pago.
    • Las últimas facturas de los suministros de la vivienda. Con ellas, el comprador puede agilizar también el cambio de titularidad.

 

  • Certificado de eficiencia energética. El certificado energético es obligatorio desde el 1 de junio de 2013. El vendedor debe aportarlo en el momento de la firma de la operación. Puede ser una copia del mismo, que se entregará al comprador.
  • Si el edificio ha pasado la Inspección Técnica de Edificios (ITE), entregar el certificado que lo acredite.

 

 

Estos son los documentos generales, pero hay comunidades autónomas que piden algunos más, como por ejemplo:

 

  • Los estatutos de la comunidad de propietarios
  • Cédula de habitabilidad. Este documento garantiza que el inmueble cumple con los niveles mínimos exigidos para que el lugar pueda ser habitado, teniendo en cuenta aspectos como salubridad o solidez de la estructura.

 

Facebook Comments