10 noviembre 2015

En los nueve primeros meses del año, los siete bancos que cotizan en el Ibex 35 (Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell, Popular y Bankinter) han vendido activos inmobiliarios por valor de 5.163,6 millones de euros, sin contar las ventas desde el balance promotor.

La ligera recuperación del sector, que ya ha visto crecer en octubre el precio interanual de la vivienda por primera vez desde 2008, y la necesidad de reducir el peso del ladrillo en los balances han propiciado la venta de los activos inmobiliarios por parte de los bancos.

Según el último Informe de estabilidad financiera del Banco de España, la existencia de estos activos improductivos presiona «negativamente» sobre los resultados de las entidades, reduciendo su capacidad de elevar los beneficios, ya que no generan ingresos en la cuenta de resultados.

«El sector bancario tiene en la actualidad dos frentes abiertos en relación al mercado inmobiliario. Por un lado está el precio de las viviendas, que incide directamente en sus activos inmobiliarios, y por otro el peso que tienen los préstamos hipotecarios en sus balances», explica el analista de XTB Carlos Fernández a Europa Press.

Según Fernández, el beneficio de la recuperación del sector puede venir por la mejora en el precio de las viviendas, si bien la mayoría de entidades está luchando por reducir el peso de sus activos inmobiliarios.

 

Banco Popular, a la cabeza de la venta de inmuebles

En esta tesitura se encuentra Banco Popular, entidad que más inmuebles ha vendido en los nueve primeros meses del año (9.260 unidades) por un importe total de 1.588 millones de euros -excluyendo ventas desde el balance promotor-, un 60% más que durante el mismo periodo del año anterior.

«Popular va a ser uno de los bancos que más beneficiados se vean por el inicio de la recuperación del mercado inmobiliario, ya que sus activos están en las zonas más dinámicas del negocio», afirmaba recientemente el consejero delegado de la entidad, Francisco Gómez, quien espera que la entidad supere el objetivo de vender inmuebles por valor de 2.000 millones de euros a final de 2015.

Los nueve primeros meses del año también han sido buenos para Santander, que ha vendido 8.411 inmuebles por valor de 1.485 millones de euros, Caixabank (875 millones de euros), BBVA (6.696 unidades por 650 millones de euros) y Bankia (6.100 unidades por 384 millones de euros).

Bankinter, el banco más pequeño en tamaño de los que cotizan en el Ibex, ha conseguido vender 180 millones de euros en activos inmobiliarios entre residencial (719 unidades), garajes/trasteros (49 unidades), locales comerciales (990 unidades), naves industriales (80 unidades) y oficinas (27 unidades).

Por su parte, Sabadell ha vendido hasta septiembre cerca de 1,6 millones de euros en activos inmobiliarios (7.654 unidades), cifra similar a la registrada el año anterior. El banco ya no aporta los datos de Solvia, que dejó de vender activos únicamente de Sabadell, ya que ahora, además, oferta inmuebles de Sareb, entre otros.

La situación del mercado inmobiliario ha mejorado respecto a la existente hace unos años, cuando los bancos se lanzaron a vender inmuebles, lo que permite a las entidades ofrecer sus activos con menores descuentos y ser más prudentes en la venta.

 

La recuperación, beneficiosa para todos

«Caixabank y Bankia han sido las dos entidades que más han conseguido reducir el peso de la vivienda dentro de sus balances y esperamos que sigan haciéndolo en los próximos meses a pesar de una mejora del sector», apunta Fernández, quien contrapone este comportamiento al de BBVA y Sabadell, «únicas entidades que han aprovechado los precios baratos para aumentar su exposición», aunque en el caso de BBVA se debe a la adquisición de CatalunyaBanc.

El experto augura que todas las entidades se verán beneficiadas en el futuro de la mejora en la evolución del sector inmobiliario y apunta que, «lógicamente», aquellos bancos con más volumen de activos inmobiliarios lo notarán «en mayor medida».

 

Facebook Comments