14 enero 2020

A la hora de pagar determinados impuestos se tiene en cuenta el valor de nuestra vivienda. Pero no se trata del valor de mercado ni de lo que pagamos por ella en su momento, sino del valor que establece Hacienda a cada inmueble: el valor catastral. ¿Es siempre correcto este valor catastral? 

Catastro y valor catastral

El Catastro es un registro administrativo, dependiente del Ministerio de Hacienda, en el que se registran y describen determinados bienes inmuebles, incluidas las viviendas. Se trata de una inscripción gratuita y obligatoria en la que se recogen las características físicas, económicas y jurídicas del inmueble

Una vez la propiedad queda registrada en el Catastro, se le atribuye un valor catastral al inmueble, que no puede superar en ningún caso el valor de mercado. Para determinar el valor catastral se tienen en cuenta aspectos como la localización de la propiedad, el suelo, la calidad de la construcción, la antigüedad del edificio, si este tiene un carácter histórico-artístico, etc. 

Puedes consultar el valor catastral de tu inmueble en la Sede Electrónica del Catastro o en el recibo del último pago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, que incluye este dato. 

Uso tributario del valor catastral

El valor catastral se utiliza como base imponible para varios impuestos

  • Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI)
  • Impuesto Municipal sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana. 
  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). 
  • Impuesto sobre el Patrimonio. 
  • Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones y sobre Transmisiones Patrimoniales. 

Algunos de estos impuestos se pagan solo de forma puntual, como el Impuesto Municipal sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana o el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones y sobre Transmisiones Patrimoniales, que debemos pagar en caso de vender, donar o heredar una vivienda. Pero otros impuestos se pagan cada año, como el IBI. Por eso, el valor catastral puede repercutir en la economía familiar

Discrepancias catastrales

Es posible que el valor catastral impuesto por Hacienda y el valor real del inmueble no concuerden. En ese caso podrías estar pagando impuestos de más por tu casa.

Esto puede ocurrir por distintos motivos. Por ejemplo, es posible que la superficie registrada en catastro y los metros reales no coincidan. Para intentar solucionar esto y modificar los datos registrados, puedes solicitar una subsanación de discrepancias. Deberás ponerte en contacto con un técnico especializado para que revise el cálculo del valor catastral y realice una tasación de la vivienda. De esta forma, valorará si se puede recurrir a la subsanación. 

Facebook Comments