30 noviembre 2018

Comprar una vivienda es uno de los desembolsos más importantes de buena parte de las familias. Evitar cualquier fraude es muy importante. No olvidemos que una vez transmitida la propiedad, las cargas también. Os damos algunas pautas que hay que tener en cuenta. 

Desglosaremos según si la compra se hace a un particular o a un promotor. Y en este último caso puede ser llave en mano (para entrar o vivir) o sobre plano.

 

La compra entre particulares

Comenzamos con la compra entre particulares. En este caso solemos hablar de viviendas de segunda mano. Hay que pedir una nota simple para saber quién es el propietario, así como la escritura de compraventa. También es necesario comprobar si tiene una hipoteca pendiente o algún otro tipo de carga o embargo.

Otra de las averiguaciones que conviene hacer es si la vivienda está al corriente de los pagos de las cuotas de la comunidad o si existieran derramas. El administrador, o en su defecto el presidente de la comunidad de propietarios, emitirá un certificado con la situación del inmueble.

Hay que comprobar que la vivienda esté al corriente de pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) o la tasa de basuras, si existe ese impuesto municipal. Por último, es necesario solicitar al vendedor el certificado energético y la información sobre los suministros de la vivienda.

 

comprar una vivienda

 

La compra a un promotor

Pero si la vivienda es de un promotor (nueva y llave en mano), el comprador tiene que pedir y le deben entregar la licencia de primera ocupación y el libro del edificio, que contendrá los planos de la vivienda sellados por el colegio de arquitectos, el acta de recepción de la obra, la relación de agentes participantes, el manual de instalaciones, instrucciones de uso y mantenimiento, las instrucciones de los electrodomésticos (si van incluidos en la vivienda) y el boletín de alta de suministros.

El promotor también tendrá que entregar el certificado energético de la vivienda, la división horizontal y cuota del piso dentro de la comunidad y el seguro decenal.

 

¿Y si la compra es sobre plano?

La normativa es bastante concreta en este sentido y se exigen una serie de documentos que certifican la completa legalidad de una vivienda. Antes de comprar hay que asegurarse de que se ha solicitado la licencia de obra y obtener la certificación del técnico sobre la adecuación del edificio a la licencia concedida y al proyecto aprobado por el ayuntamiento. 

Hay que obtener la propiedad del suelo y el certificado del Registro Mercantil que acredite la existencia de la sociedad, sus datos de inscripción, los administradores y/o apoderados, el domicilio social y el NIF. Además, es imprescindible pedir la siguiente documentación: el plano general del emplazamiento de la promoción y de la vivienda, la descripción de la vivienda con su superficie útil y la descripción general del edificio en el que se encuentra, las zonas comunes y los servicios accesorios, la memoria de calidades, el precio total de la venta más el IVA, donde se especifique todo lo que incluye: garaje, trastero, etcétera. También la forma de pago.

Por último, aunque muy importante: que las cantidades entregadas a cuenta estén avaladas.

Facebook Comments