13 septiembre 2018

La compra de una vivienda, probablemente, sea una de las decisiones más difíciles que se toma a lo largo de la vida.

Son muchos los puntos que hay que estudiar y tener claros para no tomar decisiones erróneas que al final puedan llevar a males mayores.

Una de las principales dudas que suele surgirle al comprador a la hora de realizar la adquisición, es si la propiedad tiene todos los aspectos en regla. Para evitar sorpresas posteriores, el interesado siempre debe pedir una serie de documentos al vendedor:

  • El certificado de eficiencia energética. Se trata de un documento que el vendedor debe aportar de forma obligatoria.
  • El recibo de la última anualidad del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, que también será solicitado por el Notario.
  • La licencia de primera ocupación o cédula de habitabilidad. Se debe comprobar que se han suscrito boletines con las empresas suministradoras de los servicios básicos (electricidad, agua y gas).
  • Los últimos recibos de suministros del inmueble. Estos se pueden requerir para poder realizar los cambios de nombre.
  • Los planos de instalaciones y obras que se hayan realizado.
  • El certificado de gastos de la comunidad de propietarios. Se trata de un documento obligatorio que deberá emitir el secretario (normalmente el administrador) con el visto bueno del presidente, de que la vivienda está al corriente de pago, para acreditar que no se adeudan cantidades a la comunidad. 

Ese certificado se deberá aportar en la notaría a la firma de la Escritura de Compraventa, salvo que expresamente el comprador decida exonerar de dicha obligación al vendedor. Esta decisión no es recomendable.

Hay que tener en cuenta que el piso está afecto al pago de los gastos de comunidad, es decir, que el comprador responde con la propia vivienda de los gastos adeudados hasta el límite de los que resulten imputables a la parte vencida de la anualidad en la cual tenga lugar la adquisición y a los tres años naturales anteriores. Ampliándose a cuatro años si nos referimos a inmuebles situados en Cataluña.

 

comprar una vivienda

 

  • Además, se puede exigir que el certificado incluya derramas aprobadas y pendientes de abonar, ya que según la Ley el pago de las derramas por mejoras corresponde a quien sea propietario en el momento en que sean exigibles. O al menos que se especifique como una cláusula de la escritura si las hay o no y quien las asume para evitarse sorpresas.
  • Los Estatutos de la Comunidad de propietarios (aunque pueden estar inscritos en el Registro de la Propiedad)
  • Las normas de régimen interior de la comunidad
  • El Certificado de Inspección Técnica del Edificio (ITE). Es recomendable solicitarlo, sobre todo, en edificios antiguos para comprobar si están en buenas condiciones o presentan deficiencias y están pendientes de realizar alguna obra de mantenimiento.

Todos los documentos mencionados anteriormente pueden y deben ser solicitados por parte del interesado al vendedor para realizar la compra de manera segura. Además, lo primero que habría que hacer, antes de nada, sería solicitar en el Registro de la Propiedad una nota simple de titularidad y cargas para comprobar que el vendedor es el único titular y si hay cargas, como hipotecas o embargos.   

En caso de dudas o problemas con la compra de la vivienda, ahora por ser lector de Fotocasa, desde Legálitas ofrecemos la posibilidad de consultar gratuitamente a un abogado experto. Basta con preguntar por los problemas de la casa, la comunidad de vecinos, el contrato de alquiler, la compraventa de una vivienda, etcétera, realizando una consulta online GRATIS o llamando al teléfono 91 558 97 64.

Facebook Comments