25 abril 2019

Una vez comprada la vivienda, los propietarios tiene que reorganizar sus gastos para planificar sus mensualidades. Además de los gastos típicos del consumo diario como pueden ser el agua, la luz o el gas, el comprador tiene que hacerse cargo de unos nuevos gastos que seguramente no asumía como inquilino. Te contamos cuáles son:

Los gastos derivados de la comunidad de vecinos

Uno de los gastos más habituales son los derivados de la comunidad de vecinos. Los gastos más habituales de la comunidad son la luz y el seguro destinado a realizar pequeñas reparaciones. Si en tu vecindario se ha constituido una comunidad de propietarios, la Ley de Propiedad Horizontal en su artículo 9.1., dice que es necesario destinar un 5% del presupuesto a imprevistos.

En una comunidad pequeña el gasto puede ser de unos 50 euros, sin embargo hay comunidades en las que este coste puede ser superior a los 200 euros. Estas cifras suelen darse en comunidades en las que hay servicios añadidos (piscina, áreas de deporte, portería, calefacción central…).

El impuesto de bienes inmuebles

El IBI es el impuesto de bienes inmuebles que cada Ayuntamiento cobra a los propietarios de pisos, casas, garajes, locales…. Es un impuesto que se cobra por el simple hecho de ser propietario de un inmueble. El coste variará en función del Ayuntamiento y de las características del inmueble. Así, puede ir desde los 256 euros de media de Zaragoza a los 415 de Sevilla, según datos de la Dirección General del Catastro. De este modo, podría establecerse como desembolso aproximado medio de 350 euros, que es, por ejemplo, la cifra que se abona en Barcelona.

Tasa de basura

La tasa de basura es un impuesto que depende de los Ayuntamientos y cada uno tiene sus propias tarifas. Este coste se imputa por la recogida de residuos procedentes de viviendas o locales y todo el proceso hasta su eliminación. Este impuesto es el más dispar ya que puede ir desde los 44 euros de media Valencia a los 92 de Barcelona, según la Dirección General del Catastro.

El seguro del hogar

El último coste que pagan los dueños de las viviendas es el del seguro de hogar. Este seguro no es obligatorio, pero si se tiene una hipoteca la mayoría de los bancos lo piden para conceder el préstamo.  Normalmente el seguro se paga de forma anual y es muy interesante comparar entre diferentes compañías para encontrar el mejor precio. Con la nueva Ley Hipotecaria los clientes podrán presentar a su banco seguros de otras compañías y la entidad deberá aceptarlos si las condiciones y el precio son mejores.

Gastos propios del hogar

Sumado a los gastos propios de los dueños de las viviendas estarían los relacionados con el día a día en la vivienda. La luz, el agua, el gas e internet son los gastos habituales de las viviendas. En el caso de la luz, se pagará una factura u otra en función del consumo que se haga y de la potencia que se tenga contratada por eso es muy importante revisar estos recibos.

 

Facebook Comments