20 mayo 2015

La actual situación del mercado inmobiliario español hace que vender una vivienda no sea fácil. Entre la gran oferta de inmuebles en venta y los compradores, que ahora son conscientes de su capacidad negociadora, hacer que una vivienda destaque sobre el resto resulta complicado. Por eso, si se quieres vender, hay errores que debes evitar…

No tomarse en serio a la primera persona interesada en comprar la casa

Muchas veces, el primer interesado en la vivienda es la mejor baza. En general, el comprador potencial que hace la primera oferta suele estar muy dispuesto a hacer negocios. Esta, tal vez, pueda ser más baja de lo que al vendedor le gustaría, pero siempre se debe saber negociar. Algunos vendedores toman la decisión de esperar a mejores ofertas, pero lo cierto es que muchos inmuebles pasan demasiado tiempo en el mercado por no tomarse lo suficientemente en serio la primera oferta.

Poner un precio demasiado alto

Los compradores actuales están bien informados y conocen la situación del mercado y de los barrios en los que buscan inmueble. Con un precio muy elevado, la vivienda en cuestión está condenada a permanecer largo tiempo en el mercado, alejando a posibles interesados. Si el precio de la vivienda está ajustado desde el principio, las probabilidades de vender son mucho más altas que si se pone un precio muy alto para ir reduciéndolo poco a poco en sucesivas revisiones.

Vender vivienda

No anunciar la vivienda en venta en portales especializados

En un mercado como el actual, los posibles compradores de vivienda pasan mucho tiempo buscando ofertas online. Si la casa en venta tiene un precio adecuado y suficiente visibilidad en la red, las oportunidades de venderla son mayores que si tan solo se da la opción de enseñarla físicamente. Lo ideal es probar todas las opciones, que no son excluyentes: publicar la vivienda en portales especializados debe combinarse con aceptar todas las visitas posibles. Además, se debe estar siempre listo para enseñar la casa y que esta se encuentre siempre preparada para recibir a posibles compradores.

No arreglar pequeñas averías y detalles en mal estado

Antes de poner a la venta una casa, se debe invertir tiempo y dinero para dejarla en el mejor estado posible. La mayoría de compradores no quiere encontrarse en la situación de tener que acometer pequeñas reformas o tareas de mantenimiento tras comprar la vivienda. Al contrario, intentan detectar estos fallos para hacer una oferta económica inferior y pedir al propietario que corra con los gastos de la reparación. Por eso, lo recomendable es invertir un poco de dinero para solventar estos pequeños problemas. La casa se venderá más rápido y lo más probable es que el vendedor recupere la inversión realizada o incluso más.

No cuidar la decoración de la casa en venta

Salvo raras excepciones, en la mayoría de ocasiones los compradores prefieren encontrarse con un estilo sencillo y despersonalizado. Lo mejor es limpiar y simplificar la decoración al máximo de manera que puedan imaginarse habitando la vivienda. Esta pequeña inversión puede significar una venta más fácil, pero que no tiene por qué servir para elevar el precio de venta.

 

Artículo original en zillow.com

 

Facebook Comments