20 octubre 2020

Vender una vivienda puede ser una tarea muy estresante como bien ha apuntado la proptech Tiko en su Informe sobre el estrés generado por la venta de viviendas particulares. Según los datos extraídos, el 37% de los españoles considera que vender una casa es uno de los procesos más estresantes de la vida y la causa que lo genera, en su mayoría, es gestionar los trámites y papeleos para la venta.

Una vez conocidos estos datos y teniendo en cuenta que muchas familias pueden verse en la situación de vender su casa en algún momento, desde Fotocasa hemos considerado que una manera de reducir este nivel de estrés es con una pequeña guía de los pasos necesarios para vender una casa de una forma rápida, eficiente y con los menores quebraderos de cabeza posibles.

1. Realizar una tasación inmobiliaria

La semana pasada hablamos sobre cómo calcular el valor de una vivienda. Una vez hecha tu estimación, lo recomendable es acudir a un profesional para que realice una tasación lo más exacta posible.

Llegados a este punto debes saber que el valor de tasación de la casa no tiene que ser el mismo que el de venta. Esto quiere decir que si la casa está valorada en 200.000 euros, pero consideramos que se puede sacar más por ella, o todo lo contrario, tenemos la necesidad de venderla rápido y preferimos bajar el precio, se puede hacer.

2. Investigar el mercado

El punto 1 y el 2 están íntimamente relacionados, ya que conociendo el rango de precios de viviendas similares en la zona se puede establecer el mejor precio de venta.

Una manera eficaz de conocer los precios de la competencia es entrar en un portal inmobiliario para averiguar qué precios tienen. En Fotocasa ponemos a tu disposición diferentes herramientas que te ayudarán en la búsqueda de viviendas similares.

3. Documentación en regla

Nos encontramos ante una de las tareas que más estrés genera: el temido papeleo. La documentación necesaria va variando en función de la fase en la que nos encontremos. Por este motivo, vamos a desglosar cada uno de los papeles que se necesitan.

  • Antes de poner el piso a la venta: el único documento que se necesita en esta fase es una nota simple del registro de la propiedad. En ella se especifica quién es el propietario y las características de la vivienda. Además de indicar si dicho inmueble tiene cargas o deudas.
  • Una vez puesto a la venta y durante su promoción: en esta fase necesitamos contar con el Certificado de Eficiencia Energética que incluye las características energéticas de las instalaciones del inmueble y su calificación. Este certificado es obligatorio no como los planos de vivienda que se pueden aportar de manera opcional para conocer las posibilidades del inmueble.

En este punto y dependiendo de la Comunidad Autónoma en que la que se encuentre la vivienda, se debe solicitar la cédula de habitabilidad que acredita que el inmueble es habitable. Las CC.AA. en las que es obligatorio son Asturias, Baleares, Cantabria, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Murcia, Navarra y La Rioja.

No nos podemos olvidar del recibo del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles, IBI. Con él certificamos que la vivienda está al corriente del pago de dicho impuesto.

Un cuarto documento que puede ser obligatorio es el Certificado de Inspección Técnica del Edificio, ITE, en edificios de más de 30 años.

Ya por último en esta fase, si un comprador está interesado, lo más recomendable es realizar un contrato de arras en el que aparecen todas las condiciones de la compraventa y sirve como garantía para ambas partes -abordaremos este tema más adelante-.

  • En la firma de la compraventa: una vez firmada la compraventa se deben entregar los siguientes documentos: las últimas facturas de los suministros, el certificado de estar al corriente con los gastos de la comunidad, el certificado de deuda cero y la escritura de compraventa.

4. Preparar la vivienda

Antes de poner la vivienda a la venta conviene acondicionar el inmueble para así resultar más atractivo a los posibles compradores. Basta con seguir los principios del Home Staging, del que ya hablamos en alguna ocasión, para conseguir atraer al mayor número de interesados y poder realizar la compraventa lo más rápido posible.

5. Promocionar la vivienda

Una promoción adecuada de la vivienda es la manera más sencilla de llegar hasta ese posible comprador. Utiliza todas las herramientas que tengas a tu alcance desde el boca a boca hasta los portales inmobiliarios. En Fotocasa disponemos de numerosas herramientas para llegar hasta tu comprador. Recuerda que con nuestra ayuda tu vivienda llega a un millón de personas cada día.

6. Negociar las condiciones

En el mejor de los casos varias personas se pueden interesar por la vivienda. De ser así, hay que elegir la oferta que más nos convenza y negociar con el futuro comprador en el caso de ser necesario.

7. Preparar el contrato de arras

Ya nos adelantamos en el punto 3 a hablar del contrato de arras. Este documento es muy útil y beneficia a ambas partes. Si un comprador muestra interés en la vivienda y llegáis a un acuerdo, antes de realizar la firma de la escritura es conveniente firmar un contrato de arras en el que se especifiquen todas las condiciones de la compraventa y las dos partes se comprometen a su realización.

Un contrato de arras debe contener:

  • Datos personales de ambas partes -comprador y vendedor-.
  • Descripción e identificación de la vivienda en cuestión.
  • Precio final y forma de pago.
  • Cantidad de la señal y que esta será descontada del precio final.
  • Tiempo establecido para formalizar la compraventa.
  • Compromiso por ambas partes de firmar la escritura pública.
  • Firma de ambas partes.

8. Firmar la escritura pública ante notario

El último paso para vender una vivienda pasa por acudir al notario y firmar la escritura pública. Recomendamos acudir a un profesional en este paso, ya que la escritura pública de compraventa contiene muchos aspectos legales que conviene revise un notario.

Cómo ves, el proceso de venta de un inmueble no es complicado, pero sí requiere de ciertos pasos y conocimientos. Por este motivo, te recomendamos ponerte siempre en manos de profesionales para el asesoramiento y si lo necesitas, la gestión del proceso.

Facebook Comments