20 diciembre 2017

El acceso a la vivienda ha sido siempre un problema, aunque parece que con el tiempo se acentúa. Los dos principales motivos son la situación económica y los bajos sueldos, que están provocando que cada vez más personas especialmente los jóvenes, no puedan tener acceder a una vivienda. Ni como compradores, ni como inquilinos.

Este hecho hace que la edad de emancipación sea cada vez mayor, lo que sin duda es un problema. El sector inmobiliario, afectado por esta situación, trata de buscar soluciones para atraer a los clientes potenciales (los millennials), pues son la llave del futuro en el sector inmobiliario. El problema es que ni compran, ni alquilan.

«No puedo comprar ni alquilar piso»

Pero esto no es un tema nuevo. La vivienda y la posibilidad de hacerla más económica ya fue una de las grandes preocupaciones del famoso arquitecto Le Corbusier, quien buscaba mejoras no solo en la vivienda en sí mismo, sino en el conjunto habitacional. Esta preocupación y búsqueda se ocupa no solo de la vivienda en sí misma, entendida como techo digno. Sino que se extiende también al conjunto habitacional tratando de lograr una mejor calidad de vida residencial.

50 años después de su muerte, poco hemos avanzado. En Hong Kong acaban de lanzar una alternativa a los altos precios: tuberías de hormigón habilitadas como viviendas.  Se trata de la última propuesta residencial para hacer frente a la escasez de suelo y a los altos precios de los pisos en dicha ciudad.

El proyecto, impulsado por unos arquitectos locales, consiste en dos tuberías de hormigón de gran diámetro. Son las mismas que se emplean para conducir el agua de la ciudad. Están conectadas entre sí y acondicionadas para ofrecer al inquilino un espacio neto de 10 metros cuadrados. Con esta idea, tratan de maximizar el área residencial en una de las ciudades con el precio del suelo más caro del mundo.

Ayudas a la vivienda

Posibles soluciones reales

En España ya tuvo una idea un tanto curiosa hace unos años. Maria Antonia Trujillo, Ministra de Vivienda durante la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero, quien pasó a ser conocida como «la ministra de los minipisos» por su propuestas. Eran las soluciones habitacionales de 30 metros cuadrados. Soluciones que no alcanzaron un consenso.

Ante este panorama, mostramos algunas alternativas:

  • Compartir piso. La primera sería compartir piso o alquilar habitaciones en casas particulares. Es una forma de comenzar.
  • Ampliar el radio de búsqueda. Algunos lo considerarán una expulsión de la ciudad, pero ante la escasez de ingresos y la mejora de los transportes públicos, podría ser una alternativa.
  • Vivienda pequeña. Es una buena alternativa para aquellos que quieran ser propietarios: renunciar a dormitorios como primer paso, a la espera de conseguir nuevas oportunidades.

El papel de las administraciones

Encontrar una solución a un problema tan importante como es el acceso a la vivienda no es nada fácil. A la vista está. Llegados a este punto, tal vez las diferentes administraciones deberían ponerse manos a la obra y centrarse en hacer más viviendas de alquiler con precios populares como primer paso para aquellas personas que no pueden acceder al mercado libre. Vivienda protegida, pero en alquiler.

Igualmente, algunos promotores ya están desarrollando viviendas más pequeñas con el fin de atraer a nuevos compradores que se están «alejando» del mercado. En definitiva, reducir espacio para acceder al precio.

Facebook Comments