La vida de muchas vueltas y durante el transcurso del contrato de alquiler puede ocurrir situaciones que hagan que el propietario o el inquilino tengan que rescindir el contrato anticipadamente. Es posible rescindir el contrato de alquiler antes de tiempo por ambas partes.

También, puede ser que alguna de las dos partes incurran en una rotura contractual o que exista un desencuentro entre ambos y se quiera finalizar el acuerdo antes de tiempo. Al fin y al cabo, la rescisión anticipada consiste en el incumplimiento de alguna cláusula del contrato de alquiler.

Para que estés perfectamente informado sobre los motivos que pueden provocar una rescisión anticipada del contrato de alquiler, te hacemos un resumen de los más comunes. ¡Muy atentos!

 

¿Cuándo puede un propietario rescindir el contrato de alquiler?

Tanto el propietario como el inquilino pueden dar por finalizado el contrato de alquiler de una vivienda. El arrendador puede dar por acabado el acuerdo, principalmente, por estos motivos:

Falta de pago del alquiler

Es una de las situaciones más claras a la hora de romper un contrato y, a pesar de que podáis pensar que es un motivo obvio, no está de más señalarlo. En la mayoría de las situaciones, el pago de la renta y los suministros son los principales gastos que tiene que asumir el inquilino, por lo que en caso de que el arrendatario no cumpla con sus obligaciones de las cuantías que tiene que abonar el arrendador puede dar por finalizado el contrato de alquiler.

Negativa a abonar la fianza

La Ley de Arrendamientos Urbanos establece la obligación de exigir y abonar una cuantía económica (equivalente a una mensualidad, máximo tres) en concepto de fianza. Lo que la legislación viene a decir es que el propietario tiene que solicitarle al inquilino este dinero y que el arrendatario está obligado a abonarlo al comienzo del contrato. En el caso de que este pago no se produzca, el propietario puede dar por finalizado el contrato. Del mismo modo, es una obligación del propietario el depositar la fianza, enfrentándose a sanciones de la Administración en caso contrario. Es parte de los derechos y obligaciones de arrendador y arrendatario.

Obras sin consentimiento

Otro punto importante y que muchos no saben es que en la mayoría de las situaciones el inquilino no puede hacer obras en la vivienda sin consentimiento del propietario de esta, siempre dependiendo de lo establecido en el documento que regula el arrendamiento. En caso de que no exista una autorización escrita del arrendador aprobando las obras y el inquilino las acometa, puede ser un motivo más para dar por finalizado automáticamente el contrato.

Rescisión del contrato de alquiler por actividades molestas

La mayoría de las viviendas de alquiler están situadas en edificios con vecinos alrededor. Como es normal, las acciones desarrolladas en el inmueble no pueden molestar al resto de habitantes del bloque de viviendas. La LAU explica que las actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas son un motivo de una rescisión del contrato.

Necesidad del propietario

Por último, y no por ello menos importante, el propietario de la vivienda también tiene la posibilidad de recuperar su inmueble. ¿En qué casos?, te estarás preguntando. La legislación vigente estipula que el propietario puede recuperar su vivienda si, superado el año de contrato, la necesita él o un familiar de primer grado o su pareja, en caso de sentencia firme de divorcio, puede rescindir el contrato de alquiler avisando con dos meses de antelación.

 

rescindir contrato alquiler antes de tiempo

Rescindir el contrato de alquiler antes de tiempo por parte del inquilino

No solo el propietario tiene potestad para dar por acabado el contrato de alquiler. El inquilino también tiene motivos por los que puede dar por acabada la relación contractual. Estos son los siguientes:

Problemas con la habitabilidad de la vivienda

El propietario tiene la obligación de mantener la vivienda de alquiler con las suficientes condiciones de habitabilidad que permitan al inquilino residir sin ningún inconveniente. Por ello, siempre que sea una reparación de este tipo, él es el encargado de realizar y costear todas las tareas de mantenimiento. En caso de que este desista, el inquilino puede rescindir el contrato de alquiler antes de tiempo al no garantizarse las condiciones mínimas de habitabilidad.

Dificultad en el disfrute de la vivienda

Una vez que el propietario y el inquilino firman el contrato de arrendamiento y se hace la entrega de llaves, el único que puede disfrutar del inmueble es el inquilino y el propietario no tiene derecho a acceder a la vivienda sin permiso del habitante. En caso de que este punto no cumpla, se está incumpliendo el artículo 21.3 y el inquilino tiene la posibilidad de romper el acuerdo.

Rescisión del contrato tras cumplir el tiempo mínimo

Aunque los contratos de alquiler tienen una duración de 3 años, estos se renuevan por anualidades. Si el inquilino, antes de que transcurra el año quiere abandonar la vivienda, con que lo comunique en tiempo (30 días de antelación) y forma es suficiente. También la Ley de Arrendamientos Urbanos permite al inquilino dar por acabado el contrato transcurridos seis meses desde la firma de este, aunque el arrendatario tiene que saber que sufrirá una penalización en la fianza correspondiente a la parte proporcional que le quede por disfrutar.

COMENTARIOS