22 mayo 2014

En España hay cerca de 1,5 millones de viviendas turísticas que actualmente no están sometidas a regulación, según datos de la patronal hotelera. Esta práctica, que ha crecido de forma exponencial en los últimos meses, preocupa y mucho al sector. En palabras del presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), Joan Molas, se trata del problema «más grave» con el que convive la hostelería española hoy en día.

La secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, instó hace unos días a las administraciones públicas a que regulen el uso de viviendas como apartamentos turísticos ante la necesidad de un mercado que «sí existe» y que supone un gran reto para el sector. «Las administraciones tienen un gran reto por delante a la hora de afrontar este problema, pero tienen que hacerlo».

 

Tres ejemplos, tres normativas

Una de las modificaciones introducidas en la Ley de Medidas de Flexibilización y Fomento del Mercado del Alquiler limita el arrendamiento de viviendas vacacionales y apartamentos turísticos por parte de particulares, al vincular la regulación de este tipo de alojamientos a la legislación turística de las comunidades autónomas.

La exclusión de este tipo de alojamientos de esta norma deja su regulación a la normativa sectorial específica de las CC.AA., que tienen esta competencia transferida. Ahora bien, en caso de no existir dicha normativa, a estos alojamientos se les aplicará el régimen de los arrendamientos de temporada. Un hecho que no agrada, en especial, al sector hotelero, que quiere evitar que terminen habiendo 17 normas diferentes, una para comunidad.

La primera comunidad en tomar cartas en el asunto ha sido Cataluña, donde se ha llegado a un acuerdo entre el sector público y privado. Según la directora general de Turismo de la Generalitat de Cataluña, Marian Muro, se trata de un tema complicado porque es «muy difícil localizar la oferta ilegal» y porque solo en esta región podría implicar a unos 100 millones de pernoctaciones al año. Para Muro, «la Administración no puede poner puertas al campo, pero todos tienen que jugar con las mismas reglas, y no amparase en plataformas digitales».

Andalucía es otra de las comunidades que ha llegado a un acuerdo con agentes sociales y económicos para aprobar el borrador del nuevo decreto para la regulación de viviendas de uso turístico.

Además, la Comunidad de Madrid anunció recientemente que están preparando un decreto que regule este sector. Según la viceconsejera de Turismo, Carmen González, se trata de un proyecto «polémico y difícil» en el que hay que conjugar «varios intereses». Sin embargo, destacó la necesidad de establecer «unas normas mínimas de regulación», ya que el mercado de los apartamentos turísticos es «una realidad, una forma de viajar y una demanda que ya existe» y hay que abordarlo «con sensatez y sentido común».

 

El sector de los apartamentos turísticos pide que se escuche al viajero

En el lado opuesto, el consejero delegado de Alterkeys, Chema González, aseguró que el uso de estos alojamientos ha seguido creciendo por otros factores al margen de la crisis, ya que cubre otras necesidades. «Hay mercado para todos», afirmó a la vez que señaló que el proyecto de ley en el que trabaja la Comunidad de Madrid habla de alquiler de apartamentos por un mínimo de cinco días, cuando la media de estancia en la capital es de cuatro días. «¿Por qué no escuchamos al viajero?”.

Finalmente, el presidente de la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (Fevitur), Pablo Zubicaray, confirmó que el cliente quiere efectivamente acceder a viviendas de uso turístico. «Siempre hemos pagado impuestos, aunque la forma de regularse es demasiado complicada, hay zonas con 9.000 licencias», explicó, para añadir que la regulación necesaria es la que se puede cumplir. «No escuchar al usuario es lo que pasaba con las aerolíneas de bajo coste hace 10 años», concluyó.

 

Facebook Comments