30 Mayo 2014

Que el futuro del sector inmobiliario español se encuentra en el alquiler, ya nadie lo pone en duda. Los números hablan por sí solos y, aunque se sigue sin contar con datos fiables apoyados en un censo de contratos de arrendamiento, según el Instituto Nacional de Estadística, en los últimos años el parque de viviendas arrendadas ha pasado del 13% al 16%, por lo que la tendencia se dirige inevitablemente a la convergencia con el resto de vecinos europeos.

El mercado inmobiliario del futuro estará marcado por el crecimiento del alquiler, especialmente en el ámbito residencial. La falta de crédito y el cambio de mentalidad propiciado por el panorama económico actual favorecen esta opción frente a la compra, pero, para que se consolide el cambio de tendencia, es necesario empezar por la profesionalización y el apoyo incondicional de las administraciones.

En España, el mercado del alquiler necesita profesionales que lo gestionen. Propietarios e inquilinos acuden a agentes que no tienen claro cómo tienen que hacer su trabajo y que aún no han pasado por el reciclaje necesario o no han abandonado el manido mantra de “alquilar es tirar el dinero”.

Condiciones desorbitadas, rentas no declaradas, junto a la preocupante falta de formación de quien gestionan los inmuebles, son situaciones recurrentes que se pueden encontrar en el entorno cercano, pero el problema va mucho más allá.

Por otro lado, la gran asignatura pendiente del mercado del alquiler viene derivada de la administración. Se necesita una apuesta clara con juzgados específicos y reservados para el arrendamiento y con la implantación de nuevos incentivos fiscales que animen a propietarios e inquilinos. En definitiva, se necesita una administración comprometida con el alquiler que deje de desamortizar el patrimonio de todos y abandone las viejas fórmulas de la VPO.

El sector inmobiliario está sumergido en un profundo cambio, con nuevos jugadores, nuevos roles y nuevos retos; de manera que para acompañar esta evolución, el sector necesita progresar sobre unos cimientos basados en la profesionalidad y la transparencia, con el objetivo final de crear valor para nuestro mercado inmobiliario y por extensión, para España.

 

Facebook Comments