7 Abril 2016

Casos para la deducción por alquiler de vivienda

Con la campaña de la declaración de la renta ya en marcha, toca ponerse al día de las últimas novedades para cumplir como contribuyente ante Hacienda. Una de las novedades anunciadas a bombo y platillo es la eliminación de las deducciones por alquiler, sin embargo no es del todo correcto ¡Os explicamos!

Reforma fiscal de 2015

La última reforma fiscal, que entró en vigor el 1 de enero de 2015 se convirtió en un punto de inflexión para las deducciones por alquiler. En ese sentido, hay que diferenciar los alquileres previos a su puesta en marcha y los posteriores.

  • Contratos de alquiler previos a la reforma fiscal

    Algunos de los contratos de arrendamiento firmados antes del 1 de enero del pasado año mantienen para esta declaración de la renta las deducciones previas para inquilino. Así, los inquilinos que ya tributasen el alquiler en 2014 pueden seguir deduciéndose el 10% del alquiler del tramo estatal.En el caso de los propietarios, se suprime la posibilidad de reducción del 100%, quedando en el 60% independientemente de la edad del arrendatario.

  • Contratos posteriores a la reforma fiscal

    A partir de la entrada en vigor de la reforma fiscal, la cosa cambia. Los inquilinos con contratos posteriores al 1 de enero de 2015 no tienen deducciones por alquiler habitual en el tramo estatal. Por su parte, los propietarios, independientemente de la edad del inquilino, pueden llegar a aprovecharse de un “descuento” del 60%.

Deducción por alquiler en comunidades autónomas

Durante esta campaña de la Declaración de la Renta, las comunidades autónomas tienen mucho que decir en el alquiler. En el caso de los inquilinos, no hay que olvidar que pueden beneficiarse de deducciones por alquiler correspondiente al tramo autonómico. Por ejemplo, en Madrid los inquilinos pueden llegar a deducirse hasta el 20%. Un 15% en Andalucía, Canarias Castilla-La Mancha, o Castilla y León; un 10% también en Aragón, Asturias, Cantabria o Cataluña.
Como cada comunidad autónoma ha establecido unas deducciones y unos requisitos diferentes, es importante consultar las condiciones que establecen en referencia a la edad o la base imponible, entre otras cosas.

Gastos derivados del arrendamiento

Además, los propietarios también pueden deducirse los gastos derivados del alquiler como el mantenimiento del inmueble o la finca, el seguro de hogar, las obras de mejora y los intereses de la hipoteca del inmueble, exceptuando los de comunidades autónomas con normativas propias, como País Vasco o Navarra.

Al tratarse de un tema tan complejo, en el que pueden varias las deducciones y reducciones según la fecha de firma del contrato, la edad de los inquilinos, la base imponible o la comunidad autónoma; la mejor opción es que propietarios e inquilinos consultéis con la Agencia Tributaria o con un asesor fiscal cada caso concreto antes de hacer la declaración de la renta.

Facebook Comments