14 septiembre 2018

Dar el paso y alquilar una vivienda no es tarea fácil.

Sobre todo para aquellos que quieren independizarse pero no cuentan con suficientes ahorros para hacer frente al gasto inicial. A la fianza (equivalente como mínimo a una mensualidad de renta), que por ley están obligados a prestar al propietario los arrendatarios, se le añaden los honorarios que se aplican si se gestiona mediante una agencia inmobiliaria.

Si la suma de todo ello es demasiado elevada, se puede recurrir a la financiación. La oferta bancaria es muy amplia, por lo que el comparador de productos financieros CrediMarket.com recomienda estudiar la situación personal de cada uno y calcular el nivel de endeudamiento al que se puede hacer frente. Además, es interesante comparar las distintas opciones que ofrecen las entidades, para así escoger el que más se ajuste a las necesidades de cada uno.  

Asimismo, se debe tener en cuenta que el panorama en el sector del alquiler de viviendas es, actualmente, un poco complejo. Según el informe “La vivienda en alquiler en España en el año 2017” realizado por Fotocasa, el precio medio del arrendamiento en España no deja de ascender desde 2015. De hecho, en 2017 el metro cuadrado se situó en una media 8,15 euros, frente a los 7,49 euros m2 de media de 2016, lo que supone un incremento del precio en 0,66 euros por metro cuadrado. Entre otros motivos, este encarecimiento puede deberse a que la demanda supera con creces a la oferta de residencias en renta.

 

fianza alquiler

 

¿Cómo puedes hacer frente a la deuda?

Si finalmente la decisión es alquilar, existen diferentes vías para costear el depósito. A continuación detallamos cuatro de las posibles opciones:

 

Anticipo de nómina

Este crédito lo ofrecen las entidades a aquellos que son clientes desde hace tiempo y tienen la nómina domiciliada. Antes de su concesión, el banco realizará un estudio sobre el perfil crediticio del usuario: comprobará si tiene todos los pagos al corriente, cómo ha hecho frente a anteriores deudas y si su nombre aparece en algún listado de morosidad, entre otros.

El dinero, que suele corresponder a entre tres y seis nóminas, se puede obtener entre 24 y 48 horas después de que la entidad acepte la solicitud. Aunque no suele aplicar intereses, si incluyen algún tipo de comisión por apertura o gestión, que puede llegar al 3,00 %.

 

Préstamo al consumo

En este caso, el cliente pide a la entidad una cantidad de dinero para un fin en particular y se compromete a devolverlo en un plazo de amortización determinado. Al igual que en la opción anterior, el banco estudiará el perfil financiero del solicitante y suelen tener en cuenta su nivel de endeudamiento (lo recomendable es que no supere entre el 30 % y el 35 % de los ingresos).

En algunos casos la entidad concede un mínimo de entre 3.000 y 5.000 euros, por lo que si el coste inicial del cambio de vivienda no alcanza esta cifra, esta no será una opción viable, ya que normalmente se deben entregar los justificantes de compra.  

Según indica el Banco de España, el tipo de interés medio que aplica se mueve en el 8,00 %, aunque depende de diversas variantes. Además, también se debe tener en cuenta que la obtención del dinero puede tardar entre 72 horas y dos semanas, por lo que si el pago de la fianza urge, se deberán plantear el resto de posibles vías.  

 

Préstamo preconcedido

Destinados a clientes con un buen historial bancario y que tengan varios productos de la entidad contratados. Normalmente puede conceder hasta 20.000 euros, aunque un inconveniente es que suele aplicar uno de los intereses más altos del mercado: oscila entre el 13,00 % y el 15,00 %. Se puede solicitar por diversas vías: teléfono, internet, cajeros o en la misma sucursal y, una vez concedido, el dinero suele estar disponible en unas 48 horas.

 

Préstamo entre familiares

En un caso así, uno de los recursos más comunes es recurrir a los padres. Si tienen capital suficiente para prestar la ayuda, suele ser más económico que pedirla a una entidad. Además, probablemente la devolución será más flexible, no se aplicará ningún tipo de interés y se asumen menos riesgos financieros.

Facebook Comments