20 julio 2015

Según una encuesta realizada por fotocasa, el 29 % de los españoles que se van de vacaciones alquilan un apartamento para alojarse. Dejando de lado aquellas comunidades autónomas que disponen de normativa para las viviendas de uso turístico donde se establecen los derechos y obligaciones entre titular y turista, existe un gran vacío sobre cuáles son las reglas a la hora de alquilar.

Para facilitar la relación arrendaticia de este tipo de viviendas, el Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid) ha creado un decálogo que todo aquel que alquila un apartamento debería conocer.

1. ¿Existe regulación sobre los alquileres vacacionales?

El alquiler tiene la consideración de arrendamiento para uso distinto del de vivienda, celebrándose por una temporada, bien sea la de verano u otra. El contrato implica que las partes gozan de gran libertad para estipular pactos.

2. ¿Qué garantías existen al alquilar una vivienda por Internet?

Normalmente, la búsqueda de vivienda turística se realiza por Internet o a través de una agencia. En todo caso, el turista interesado puede y debe exigir como condición esencial del alquiler que la vivienda que aparece fotografiada en Internet sea realmente la que será objeto del arrendamiento.

3. ¿Contrato de alquiler verbal o por escrito?

Aunque el arrendamiento se concierte de modo verbal, normalmente la formalización por escrito es la única garantía del turista que alquila. Por ello, es recomendable que el arrendatario exija el contrato escrito con los pactos convenidos, ya que así podrá denunciar incumplimientos del arrendador u otras situaciones, teniendo en cuenta que los asuntos judiciales corresponden siempre al juzgado donde radique la vivienda. Independientemente, se podrá denunciar administrativamente (no depositó fianza, etc.), lo que no convendrá al arrendador.

4. ¿Qué papel juega el idioma?

Es importante que el turista solicite una copia de contrato en su idioma, incluso en el caso de que prevaleciera la redacción en castellano o en una lengua oficial.

5. ¿Solicito inventario y fotografías?

Para la tranquilidad del turista, este debería solicitar un inventario del mobiliario, electrodomésticos y enseres de la vivienda, además de unas fotografías de los mismos. Esto supondrá una doble garantía: al ocupar la vivienda podrá exigir que esté todo el mobiliario del inventario y cuando la desaloje tendrá la seguridad de que el arrendador no podrá reclamarle enseres que nunca hubo ni el coste de supuestas reparaciones.

6. ¿Se permiten mascotas en un piso de alquiler?

Siempre que se quiera llevar mascotas de vacaciones se debe preguntar antes al arrendador si existe la posibilidad de meterla en la vivienda. Este punto debe recogerse también en el contrato por escrito.

7. ¿Puedo utilizar las zonas comunes de la vivienda?

El inquilino debe informarse, a la hora de negociar, sobre la existencia de zonas comunes (piscinas, pista de tenis, etc.) y el uso que les puede dar durante su estancia.

8. ¿El alquiler del apartamento incluye garaje?

Muchas veces el turista dispone de un vehículo (propio o alquilado) para viajar durante sus vacaciones, por lo que es conveniente interesarse sobre si el alquiler incluye el arrendamiento del garaje o parking.

9. ¿Puedo prohibir el acceso a otras personas a la casa?

El turista tiene derecho a prohibir la entrada a la vivienda a toda persona durante el tiempo que dure su estancia. Solo si lo autoriza se puede entrar en la finca.

¿Pongo un precio de alquiler cerrado?

El turista debe cerrar el precio total del alquiler (renta y otros gastos) para que, al desalojar la vivienda, el arrendador no pueda exigirle el abono de otros costes. El contrato escrito obrará por la garantía y la tranquilidad.

 

Descubre aquí más consejos para alquilar de forma segura este verano.

Facebook Comments