8 julio 2014

Alquilar un apartamento en la playa o en una casa en la montaña para pasar unas vacaciones, disfrutando de la mayor intimidad y comodidad, es una tendencia que ha crecido mucho en los últimos años. Sin embargo, son muchos los inquilinos y propietarios que tienen dudas sobre cómo garantizar un proceso de alquiler seguro y sin complicaciones. En este sentido, desde fotocasa presentamos unos consejos prácticos para ambas partes.

Inquilinos

Alquilar un apartamento en verano es una de las opciones que muchas personas eligen para pasar sus vacaciones. Sin embargo, en algunas ocasiones se pueden encontrar con problemas muy diversos que van desde cuestiones relacionadas con la forma de pago del alquiler, a extras no incluidos en el precio o malos usos de la vivienda. En líneas generales, algunos de los percances que pueden sufrir los inquilinos son:

1. Estar seguros de la vivienda que se va a alquilar

A la hora de alquilar, es importante pedir fotografías y examinar la fiabilidad del propietario. Lo ideal es poder visitar el inmueble antes o, al menos, contactar directamente con el propietario o agencia. También es recomendable buscar opiniones en Internet sobre esa propiedad y sus dueños, ya que los usuarios son los que ofrecerán una visión más objetiva.

2. Alerta con las estafas de apartamentos vacacionales

Se debe desconfiar de aquellos anuncios con fotos de viviendas espectaculares a precios irrisorios. También es importante conocer el precio medio de la zona para saber si el producto ofrecido puede llegar a ser una estafa, o bien porque se pide mucho más de lo que deberían o bien porque se trata de una «ganga». Otro síntoma de sospecha son los propietarios con los que nunca es posible contactar por teléfono o que se niegan a proporcionar un teléfono fijo.

3. Pacta una forma de pago segura

Algunos métodos de pago son más seguros que otros. En este sentido, es preferible pagar con tarjeta o transferencia, ya que los bancos pueden revocar la operación hasta unos días después de haberla hecho en caso de descubrir irregularidades. Los servicios de envío directo de dinero (como Western Union o Moneygram) son los que pueden generar más sospechas para detectar una estafa tras el anuncio de una vivienda. También es recomendable comprobar que el titular de la cuenta en la que se ingresa el dinero y el dueño de la propiedad son la misma persona.

4. Da una paga y señal razonable para asegurarte de que no se alquilará la vivienda en las mismas fechas

La obligatoriedad de dar una paga y señal para reservar el alojamiento es un buen síntoma para asegurarse de que nadie más podrá alquilar esa vivienda en las fechas pactadas. Eso sí, este pago no debería suponer más de un 20 % o 30 % sobre el precio total del alquiler.

5. Acuerda algunos de los aspectos básicos de la vivienda vacacional

Para evitar imprevistos y malentendidos es importante detallar con anterioridad como se hará la entrega de las llaves o acordar las condiciones de limpieza del inmueble, tanto previa como posterior. De la misma manera, la información detallada del coste total del alquiler debe quedar aclarada en aspectos como la limpieza del alojamiento, el aparcamiento o los gastos de suministros que se puedan realizar durante el periodo de alquiler.

6. Antes de firmar el contrato de alquiler…

Previo a formalizar el contrato de alquiler es imprescindible visitar el alojamiento y comprobar el funcionamiento de aparatos eléctricos y electrodomésticos, así como detectar si hay alguna rotura en el mobiliario o avería. Cualquier anomalía debe ser incluida en el contrato para que quede constancia del estado en el que se entró en el inmueble. También es importante solicitar al propietario un teléfono de contacto para poder localizarlo ante cualquier contratiempo o avería.

Alquilar vivienda en verano

Propietarios

Hay gente que dispone de una casa en la playa, la ciudad o la montaña que se queda vacía en algunos períodos vacacionales, como el verano. Una opción muy práctica para ganar dinero es ponerla en alquiler por días, quincenas o meses. Sin embargo, como propietarios lo mejor es tomar una serie de medidas para evitar percances.

1. Inventario de pertenencias

Antes de alquilar una propiedad es importante que se realice un inventario exhaustivo con todos los utensilios, electrodomésticos y mobiliario que contiene la vivienda, así como el estado de conservación en que se encuentran. Las fotografías también ayudan a ilustrar que los objetos que se dejan en el inmueble se encuentran en perfecto estado. En caso de tener algún objeto de valor o irremplazable en la vivienda, se recomienda quitarlo o bien guardarlo en un armario al que no puedan tener acceso los inquilinos.

2. Dar la máxima información posible sobre el apartamento de vacaciones

Cualquier inquilino agradecerá que unos días antes de su estancia haya un contacto previo y que se le facilite toda la información útil que pueda necesitar. Aclarar los detalles de la entrega de las llaves, facilitar la dirección exacta del inmueble, las vías de transporte para acceder, etc. También es recomendable recordar las fechas de entrada y de salida, el precio del alquiler o la forma de pago acordada para que no haya malentendidos en el momento de firmar el contrato.

3. Transmitir las medidas de seguridad de la vivienda

Es importante que los inquilinos sean conscientes de las medidas de seguridad que se deben tomar en la vivienda. También que los hurtos pueden suceder en verano, con lo que cerrar la puerta con llave, no dejar ventanas o balcones abiertos a través de los que se pueda acceder a la vivienda o no tener apuntada la dirección de la vivienda en las llaves en caso de pérdida, son aspectos que se deben tener en cuenta.

4. Asegurar el pago del alquiler

Sobre todo en temporada alta, es imprescindible asegurarse de que los inquilinos que han reservado la vivienda no se echen atrás. La mejor forma es solicitando una paga y señal, que suele rondar entre el 20 % y el 30 % sobre el total del alquiler. De este modo será más inusual que el inquilino pierda esa paga y señal o que no realice el alquiler en las fechas reservadas. Por otro lado, priorizar el pago del alquiler mediante transferencia bancaria o en efectivo evitará posibles problemas a la hora de abonar el importe con un cheque o talón sin fondos.

5. Guía de información para el inquilino

Una buena forma de que los inquilinos conozcan todos los detalles a tener en cuenta es confeccionar una guía con toda la información que puedan necesitar durante su estancia. Desde cómo funciona la lavadora, dónde se encuentra el cuadro eléctrico o cuáles son las normas de funcionamiento de las zonas comunes. También es recomendable proporcionar un listado de números de emergencia, así como un teléfono de contacto del propietario.

6. Contrato de alquiler detallado

Para evitar cualquier posible malentendido al abonar el precio de la renta, es importante firmar un contrato donde se establezcan con detalles ciertos aspectos como todos los pagos incluidos o excluidos en el precio (electricidad, teléfono, Internet, limpieza…). En términos de pago, es importante dejar clara constancia del momento y modo en que se efectuará dicho pago.

Facebook Comments