31 diciembre 2014

Durante estas fechas son muchos los que ya andan preparando su carta a los Reyes Magos y, otros tantos, los ya famosos propósitos de año nuevo para arrancar el año con buen pie. Desde Alquiler Seguro quieren ir más allá de las intenciones comunes, como ponerse en forma o dejar de fumar, y exponen 5 nuevos propósitos que incluir en la lista y con los que alquilar rápido y seguro será una realidad en 2015.

 

1. Situación de mercado

Si durante 2014 no se ha logrado alquilar el inmueble, ¡se está cometiendo algún error! Normalmente, lo que ocurre es que el propietario/a desconoce la situación real del mercado y no ha fijado bien el precio técnico.
Cuando se fija el precio de una vivienda por encima de lo que el mercado marca, no sólo no se logra alquilar sino que, además, se pierde dinero al mantenerla vacía. Lo que se recomienda para poner el precio técnico de un piso de alquiler, es analizar variables como la zona, la competencia y por supuesto, el estado de la vivienda. Siguiendo estos parámetros, se logrará fijar una renta que se cruce entre la oferta y la demanda, lo que hará que los inquilinos se interesen por el inmueble.

 

2. Rentabilizar el inmueble

Para aquellos que aún no se han decantado por poner su inmueble en alquiler, o los que sueñan con vender y llevan años con la casa en barbecho porque no encuentran comprador, este tiene que ser su propósito número uno para tener un buen año.

Rentabilizar un piso pasa por alquilar, por tanto, hay que quitarse los miedos a arrendar y pensar que, en estos momentos, las rentabilidades que se logran por alquilar un piso superan el 4%, más que cualquier producto financiero en el que se invierta.

 

3. Legalidad ante todo

Adiós a los contratos impresos por internet y con cláusulas inventadas, adiós, por tanto, a la economía sumergida. Todos los contratos de alquiler tienen que estar regidos por lo dictado en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) y en ellos deben aparecer los derechos y obligaciones de las partes, esto es, de arrendador y arrendatario. Este propósito beneficia a las dos partes por la facilidad que supone, por las ayudas estatales, regionales y desgravaciones por alquiler a las que se puede optar.

 

4. Dejarse asesorar

En ocasiones, alquilar es una tarea difícil para el particular. La mano del profesional del alquiler ayuda a fijar el precio de la renta, promocionar el inmueble o encontrar inquilino, pero hay algo más, su asesoramiento concede la tranquilidad del alquiler.

 

5. Encontrar un buen inquilino

Este propósito va ligado con el anterior y con los que se dejan llevar por las primeras impresiones. Un buen inquilino no tiene por qué ser un caballero de buena labia trajeado y perfumado; muchas veces, las apariencias engañan y nadie como el profesional del alquiler para ahuyentar con su experiencia a posibles inquilinos morosos.

 

Facebook Comments