5 agosto 2019

Zambullirse en el mar, respirar el aire fresco del monte o conocer nuevas culturas. En verano queremos desconectar, vivir nuevas experiencias y olvidar las preocupaciones del año. Disfrutar del lugar de destino con tranquilidad, sin tener que pensar en nada más. Cada vez es más común elegir apartamentos o casas de particulares para alquilar en nuestros días libres, ya que a menudo resultan más económicos, y además ofrecen más espacio e intimidad.

Aunque, por desgracia, no todo es de color de rosa cuando alquilamos un alojamiento. A veces surgen problemas capaces de amargarnos el verano. Por eso hoy, y de la mano del Colegio de Registradores, queremos ofrecerte hasta cinco consejos prácticos para alquilar una vivienda con total seguridad en cualquier rincón de España. ¡Vamos allá!

1. Contacta personalmente con el arrendador

A la hora de alquilar una vivienda no debes quedarte con ninguna duda. Te recomendamos contactar directamente con el arrendador, ya sea vía telefónica o mediante llamada. Es básico conocer quién es el dueño real de la vivienda. No hay que perder de vista que muchos alojamientos turísticos son realquilados de manera ilegal.

Para comprobar exactamente de quién es la vivienda, puedes acudir al Registro de la Propiedad o consultar en la web de registradores.org. Allí podrás solicitar una nota simple y, por solo 9,02€, obtener información real de si la persona que alquila es o no la propietaria.

2. Verifica que la ubicación de la casa es real

La ubicación de la casa es algo que solemos tener muy en cuenta cuando viajamos, sobre todo a municipios costeros o grandes ciudades. Para evitarte disgustos a tu llegada, verifica con anterioridad que la localización de la casa que has reservado se corresponde con la realidad.

3. Mucho ojo con los gastos no incluidos

Los gastos no incluidos pueden suponer otro dolor de cabeza añadido. Por eso es importante que no pagues la totalidad del importe del alquiler hasta que no te encuentres en el alojamiento, ya que puede ser distinto a lo que esperabas. Además, en el momento de la contratación debe quedar claro que el precio comprende todos los gastos. De no ser así, debes pedir al arrendador que especifique con claridad a qué corresponde ese importe.

4. Fotografía todas las estancias de la vivienda

En cuanto llegues al alojamiento, fotografía detalladamente todas las estancias de la vivienda para dejar constancia del estado de la misma. De este modo no tendrás problemas con los desperfectos. Si puedes, envíaselas en ese mismo momento al arrendador por el móvil para tener una prueba clara del momento en que hiciste las fotos.

5. Infórmate de tus derechos y obligaciones como húesped

Antes de viajar es importante que te informes de tus derechos y obligaciones como húesped. Puedes hacerlo a través de una asociación de consumidores o tu abogado, con el objetivo de tener meridianamente claras las cláusulas del contrato y detectar si se produce algún abuso.

Facebook Comments