La fibra óptica está de moda, pero ni todos los usuarios tienen acceso ni todos lo necesitan. Pero si tienes la opción de poder contratar ADSL o fibra óptica, ¿sabrías qué puntos mirar para decidirte por el pack que más te conviene? Desde el comparador de ADSL HelpMyCash te dan la clave.

Velocidad de conexión

Uno de los aspectos que más se tiene en cuenta a la hora de comparar packs de internet es la velocidad que ofrece la compañía. En este caso debes tener en cuenta que la velocidad (representada en MB) del ADSL no es real, sino un máximo alcanzable. Es decir, si Orange te ofrece 20 MB en ADSL en realidad te está vendiendo una conexión que puede llegar como máximo a dicha cifra, pero tal vez solo puedas disfrutar 8 MB. Por el contrario, la fibra óptica es velocidad real: tanto te ofrecen, tanto debes poder disfrutar.

Si además eres de los que subes a la red muchas fotografías o vídeos, la fibra óptica ya alcanza velocidades simétricas de subida; o, lo que es lo mismo, permite subir información a la red a la misma velocidad con la que la descarga.

Fibra_optica

Usabilidad

No es lo mismo que utilices tu conexión a internet para consultar el correo electrónico o redes sociales que para disfrutar de los contenidos de tu Smart TV. En el primer caso, con una conexión sencilla de ADSL tendrás más que suficiente. Ahora bien, ¿quieres ver la televisión online?

Si estás suscrito a una de las plataformas online de contenidos audiovisuales, como Netflix o Wuaki, podrías apurar tu conexión de ADSL, ya que suele exigir 5 MB. No obstante, para disfrutar de contenidos en HD o de los paquetes de TV de tu teleco, deberás optar por la fibra óptica.

Precio, ¿hay diferencia?

Dejando a un lado las características del ADSL y la fibra óptica, el precio suele ser el elemento que acaba decantando la balanza hacia un lado u otro. Pero ¿es más cara la fibra óptica que el ADSL? Desde hace tiempo se comercializa la velocidad más baja de FTTH al precio del cobre, por lo que no hay demasiadas excusas para disfrutar de la velocidad real.

Aquí, pues, la pregunta que debes hacerte es: ¿cuánto estás dispuesto a pagar por tener una velocidad superior?

Modem

Instalación, ¿tienes prisa?

Probablemente en casa tengas la instalación telefónica convencional pero ¿y la de fibra óptica? Esta tecnología no utiliza el mismo cableado, por lo que en caso de decantarnos por esta modalidad debes tener presente que un técnico irá a tu casa para hacerte la instalación. Esto puede significar que el proceso sea un poco más lento que con el ADSL.

La letra pequeña del contrato

Finalmente, independientemente de si te decantas por una conexión de ADSL como por una de fibra óptica, no debes pasar por alto la letra pequeña del contrato. Esto incluye, como no, si la compañía exige un compromiso de permanencia o del tiempo que te da de margen para rechazar la portabilidad.

El truco, en definitiva, es que no te dejes llevar por las ofertas y que seas crítico con el consumo que realmente haces. Y es que, ¿de qué sirve pagar por tener la mejor conexión a internet si no le sacas provecho? Por ello, si no tienes muy claro qué tipo de conexión se ajusta mejor a tu perfil de consumo puedes averiguarlo con la guía gratuita ¿ADSL o fibra óptica? 5 claves para saber qué me interesa contratar.