2 marzo 2016

Antes de instalar un sistema de video vigilancia en una comunidad de propietarios hay diferentes aspectos que se deben tener en cuenta para cumplir con la legislación vigente como dar de alta la instalación en la Dirección General de Policía, dar de alta el fichero en la Agencia Española de Protección de Datos, colocar distintivos informativos etc. Pero, una vez instaladas las cámaras de seguridad… ¿qué se debe hacer?

1. Asegurarse de que el tiempo de grabación cumple con la normativa

El tiempo de grabación de un sistema de videovigilancia dependerá de diferentes factores como la capacidad del disco duro, el número de cámaras, la calidad de grabación, el número de eventos etc.

La instrucción 1/2006 de la Agencia Española de Protección de Datos indica en su artículo 6 un plazo de grabación máximo de 1 mes  (30 días), una vez transcurrido ese período las imágenes deberán eliminarse, conservándose únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales, aquellas grabaciones que recojan las imágenes de un delito o infracción administrativa.

2. Cambio de usuarios y contraseñas de acceso a grabador

En las comunidades de propietarios, el responsable del fichero de videovigilancia será el presidente en activo y el responsable del tratamiento de las imágenes será la empresa mantenedora. Por lo tanto, con cada cambio de presidente habrá un nuevo responsable del fichero, por lo que se deberá cambiar el nombre de usuario y contraseña con cada cambio de presidente.

En caso de que el presidente de la comunidad renueve su mandato por más de un año, la legislación establece que las contraseñas deberán ser cambiadas con una periodicidad en ningún caso superior a un año.

3. Limitar el acceso a la visualización de imágenes

videovigilancia

Foto: Prevent

Sólo podrán visualizar las imágenes las personas autorizadas para ello en el documento de seguridad y deberán ser informados de sus respectivas obligaciones. Por lo tanto, no todos los vecinos pueden ver las imágenes captadas por las cámaras, aunque hayan captado un hecho que les afecte a ellos directamente como una agresión o un robo.

Las instalaciones de videovigilancia visionadas por todos los propietarios pueden resultar desproporcionadas lo que puede conducir a una sanción por parte de la Agencia Española de Protección de Datos.

4. Disponer de impresos informativos a disposición de los afectados

La comunidad de propietarios deberá disponer de impresos informativos a disposición de los usuarios afectados por la grabación de las imágenes. Estos documentos pueden estar previamente impresos o se deberá tener la posibilidad de imprimirlos en el momento de su demanda por el usuario afectado.

Este impreso  debe contener información relativa al tratamiento de datos personales con fines de vigilancia a través de sistemas de cámaras como responsable del fichero, responsable del tratamiento, finalidad etc. para que el usuario pueda ejercitar sus derechos de Acceso, Cancelación y Oposición ante la comunidad de propietarios.

5. Mantener el Documento de Seguridad debidamente actualizado

El Documento de Seguridad recoge las medidas necesarias para garantizar la protección, confidencialidad, integridad y disponibilidad de los ficheros. Este documento, debe incluir las medidas, normas, procedimientos de actuación, reglas y estándares encaminados a garantizar la seguridad de las imágenes además de las funciones y obligaciones del personal autorizado a acceder a las grabaciones.

Debe mantenerse actualizado en todo momento y deberá recoger todas las incidencias que se produzcan en el fichero como extracción de las imágenes, cambios de contraseñas, añadir nuevos usuarios autorizados etc.

Facebook Comments