Resulta tentador acudir a Internet para contratar un técnico (electricista, fontanero, cerrajero…) cuando necesitamos hacer algunas reparaciones o tareas de mantenimiento en nuestro hogar en lugar de hacerlo nosotros mismos.

Y es que las reparaciones del hogar en un principio pueden parecer complejas para aquellos que no están acostumbrados, que muchas veces piensan que al final por su falta de conocimientos podrían causar daños en lugar de arreglarlo. Un pensamiento que termina por desalentar la realización de tareas de bricolaje.

No obstante, tener un plan de mantenimiento del hogar puede ayudarte a ahorrar mucho dinero. Y, afortunadamente, se trata de tareas sencillas que no requieren de conocimientos técnicos ni formación especializada, ni de una gran cantidad de tiempo o dinero.

Sencillos consejos de mantenimiento del hogar

1. Aseo. Las fugas de agua en un inodoro no solamente cuestan dinero, sino que además pueden terminar causando graves daños en el suelo del baño y que el váter se vaya deteriorando más rápidamente. Para saber si el tanque tiene una fuga, añade un poco de colorante rojo en el agua y vuelve en una hora. Si el agua de la taza es de color rosa, tienes una fuga. En este caso, deberás reemplazarlo. Primero cierra el suministro de agua del inodoro, retira la tapa del tanque y tira de la cadena para que el depósito se vacíe por completo. Retira la cadena al ras de la palanca y desliza la trampa hasta el tubo de la cisterna. Coloca la nueva aleta en su lugar sobre el tubo de la cisterna, vuelve a conectar la cadena y abre de nuevo el suministro de agua.

2. Grifos. La principal causa de que los grifos goteen son las arandelas desgastadas. Las arandelas se encuentran dentro de las llaves del grifo y, al ser de goma, tienden a desgastarse rápidamente. Para sustituirlas, cierra el suministro de agua, desenrosca el mango con fugas que controla el flujo de agua a la boquilla, cambia las arandelas y vuelve a abrir la llave de paso del agua.

fontanero, desagüe, grifo

 

3. Lavadora y secadora. Es importante asegurarse cada cierto tiempo de que las mangueras de suministro de agua de la lavadora no tienen fugas. Uno de los principales motivos de reclamaciones en seguros del hogar se deben a los daños causados por las fugas en la lavadora. Revísalas cada año y cámbialas con frecuencia. No obstante, si ves que las mangueras se encuentran descoloridas u oxidadas, cámbialas inmediatamente.

En el caso de la secadora, es importante limpiar el filtro periódicamente para evitar que la acumulación de pelusa provoque un incendio. Pero además, de esta forma alargarás la vida de la máquina.

4. Calentador de agua. No hay nada más frustrante que encender el agua caliente y que solamente salga agua fría. Los calentadores también necesitan mantenimiento para que funcionen de manera eficiente y minimizar la cantidad de averías. Al menos una vez al año es conveniente drenar el agua del calentador y limpiar la superficie del interior. Para vaciar el calentador, cierra el suministro de agua y energía del calentador. Para los calentadores de agua eléctricos, es necesario desconectar la luz y para los de gas, girar el ajuste del piloto del termostato.

caldera

Después conecta una manguera de agua a la parte inferior del tanque y coloca el otro extremo en algún lugar donde el agua no cause daños. Enciende todos los grifos de agua caliente de la casa y después abre la válvula de drenaje. Vuelve a llenar el tanque y enciende de nuevo la fuente de alimentación.

5. Fontanería

  • La acumulación de grasas y aceites es la causa principal de los atascos en las tuberías, por lo que debemos evitar verter este tipo de sustancias. Si lo hacemos por accidente, es importante encender el agua caliente y echar un poco de detergente.
  • Colocar un colador en el desagüe de la bañera es la mejor forma de evitar los atascos causados por el cabello. Esto reducirá la cantidad de pelo en las tuberías.
  • Para desatascar el desagüe, evita los productos químicos, ya que pueden causar daños que conllevan costosas reparaciones. Utiliza mejor una fuga de serpiente para eliminar la obstrucción.

6. Aire acondicionado. Los aparatos de aire acondicionado suelen ser de los más ignorados en casa. Sin embargo, es necesario realizar un mantenimiento regular, ya que una avería puede ser mucho más cara. Controla el tubo de condensación para asegurarte de que el agua puede fluir sin dificultad y que no hay moho  que pueda obstruirlo y que pueda poner el peligro la salud de tu familia. Comprueba también que la pantalla del aparato por la que sale el aire está limpia para reducir el consumo de energía.

7. Pintura. Puedes dar un lavado de cara a tu casa con una buena mano de pintura. El problema es que pintar toda la casa de golpe conlleva mucho tiempo y supone un gran gasto. Por eso, es recomendable planificar esta tarea para hacer alguna habitación de vez en cuando. Guarda pintura de cada tipo para poder hacer retoques en el futuro.

pinturas naturales

8. La nevera. El elemento principal del frigorífico es el sellado de las puertas. Si conseguimos mantenerlos bien cerrados, evitaremos un gasto de energía innecesario y un desgaste prematuro de las piezas internas. Para comprobar que funcionan bien, coloca un billete de 5 euros e intenta sacarlo con la puerta cerrada. Si no consigues hacerlo fácilmente, sabrás que el sellado está perfecto. De lo contrario, es hora de cambiar las juntas.

9. Ventanas. Las rendijas de las ventajas pueden hacer que el aire frío entre a la habitación. Es el principal motivo de los elevados costes de energía en invierno y en verano. Comprueba periódicamente el estado de las juntas y si están deterioradas, aplica una nueva capa de masilla.

10. Tejado. Asegúrate cada cierto tiempo de que no hay daños en el tejado. Si no lo hacemos, podemos enfrentarnos a un proyecto de obras de gran envergadura en el futuro, con el coste que esto conlleva. Presta especial atención a las tejas que se encuentran alrededor de los tragaluces, zonas de ventilación y chimeneas, ya que son áreas más propensas a fugas.