12 febrero 2016

La compra de una vivienda es la inversión más importante que probablemente harás a lo largo de tu vida. Por eso, es importante que le proporcionemos los cuidados necesarios para que se mantenga en perfecto estado.

Es probable que te sientas tentado de contratar un profesional cuando tienes alguna avería o algo se rompe, pero lo cierto es que hay muchas tareas del hogar que puedes hacer tú mismo y ahorrarte mucho dinero. La mayor parte de los arreglos del hogar pueden realizarse con poca o ninguna experiencia.

No obstante, siempre es importante investigar un poco sobre aquello que no entendemos, especialmente si nos disponemos a realizar reparaciones que requieren la experiencia de un electricista profesional, ya que pueden entrañar grandes riesgos. Por eso, si todavía no tienes una caja de herramientas en casa, puede que haya llegado la hora de comprar lo necesario.

Caja_herramientas

 

1. Reparar la palanca del inodoro

Una palanca del inodoro rota tiene fácil solución. Además, las piezas que deben reemplazarse suelen ser muy económicas. Solamente necesitas una llave ajustable y un kit de reemplazo de palanca de aseo, en el caso de que se haya roto.

2. Desatascar el desagüe del váter

Antes de contratar un fontanero para desatascar el inodoro, puedes probar dos cosas. En primer lugar, utilizar un desatascador. La mayor parte de las obstrucciones suelen solucionarse de esta forma, pero si no es así, es el momento de utilizar una barrena. Este tipo de herramientas tienen un precio más elevado, pero pueden desatascar obstrucciones más complicadas. Ejecuta el extremo de la barrena en el inodoro hasta el final, donde se encuentra la obstrucción y empieza a girar la manivela.

3. Fugas en las tuberías

Las fugas más frecuentes suelen darse en las tuberías del baño y de la cocina. Lo cual puede tener que ver con el desgaste, la presión de la tuerca o el deterioro de las juntas. Para arreglarlo, primero cierra el suministro de agua del fregadero. Después, coloca un cubo debajo de la tubería y desenrosca las tuercas. Puedes aprovechar para enjuagar el tubo curvado. Una vez sustituido, puedes volver a abrir la llave de paso del agua.

4. Trabajos de electricidad

La mayor parte de los trabajos eléctricos del hogar normalmente deben ser realizados por un profesional. Sin embargo, los interruptores que no funcionan correctamente son fáciles de reemplazar. Desconecta el interruptor del circuito antes de comenzar. La electricidad puede ser peligrosa, por lo que es importante tomar las precauciones necesarias.

enchufes

Puedes utilizar un destornillador de punta plana para retirar la placa frontal que cubre el interruptor y después quitar el interruptor. Verás dos cables conectados a los tornillos en el interruptor. Comprueba que no hay electricidad y desconecta los cables, que deberás colocar en el nuevo interruptor. Y está listo para volver a ponerlo en la pared de nuevo.

5. Cubrir agujeros en las paredes

Los agujeros de las paredes son casi imposibles de evitar. No obstante, la mayor parte de ellos pueden arreglarse por un coste muy económico. Los más frecuentes están relacionados con agujeros de tornillos o clavos. En estos casos, hay que limpiar el área de residuos. Usa una espátula para presionar la masilla hacia el interior del agujero y deja que se seque. Una vez seco, lija la zona con papel de grano fino hasta que quede completamente plano. Si es necesario, tendrás que aplicar una capa de pintura.

6. Abrir una ventana atascada

Si llevas demasiado tiempo sin poder abrir una ventana, puede deberse  a la acumulación de polvo y residuos. Sin embargo, no es un problema que tenga difícil solución. Utiliza un poco de grasa o lubricante y extrae la hoja de la ventana hacia afuera de la estructura con un cortador de pizza. Una vez que la ventana pueda moverse de nuevo, asegúrate de limpiar a fondo.

Como puedes ver, hay muchas reparaciones del hogar que puedes hacer tú mismo con un poco de dinero y comprando lo necesario en la ferretería.

Aunque, obviamente, hay algunos arreglos que deben ser atendidos por un profesional, especialmente cuando pueda entrañar riesgos para nuestra seguridad. Si hay algo que debes reparar y no se encuentra en esta lista, te recomendamos que investigues en Internet que puedes hacerlo tú mismo antes de llamar a un profesional. De esta forma, podrás ahorrarte mucho dinero.

Facebook Comments