4 julio 2014

Planificar con calma y acierto cualquier tipo de reforma será lo que ayude a controlar los imprevistos de la obra. La mayor parte de la gente que ha reformado su hogar se queja fundamentalmente de dos cosas: que el presupuesto les subió más de lo esperado y que las obras duraron más de lo estipulado…

Cuando se empiezan unas obras, se hace con la ilusión de cambiar por completo una estancia, una vivienda o bien construir un nuevo hogar. Las prisas por empezar responden a las ganas de ver las obras terminadas, sin embargo, estas no son buenas consejeras.

Lo primero que se debe hacer es intentar no ser impacientes y dedicarle mucho tiempo al proyecto: decidir exactamente qué obras hacer en la vivienda, cómo se van a querer, qué colores, materiales, sanitarios… escoger; resolver todo, hasta el último detalle como la escobilla del baño.

Si se dedican 2 o 3 meses a esto, ¿es una pérdida de tiempo? ¿Las obras terminarán más tarde? La respuesta es no. Lo más probable es que terminen en la misma fecha que si se hubiesen empezado de prisa y corriendo. ¿Por qué?

planificacion reforma

Foto: Plan Reforma

Este es un ejemplo de planificación de una reforma media, donde se tienen que hacer derribos, cambiar un poco la distribución, sustituir algunas instalaciones, poner muebles de cocina, alicatar, poner parquet y pintar.

La planificación permite al coordinador de las obras, el arquitecto o decorador, hacer todos los pedidos antes de empezar. Posibilita que cada industrial se organice para comenzar cuando se estipule, permitiendo que la duración de las obras sea menor y, al haber definido todas las calidades previamente, que el presupuesto inicial no se dispare.

Si se dedican 2 o 3 meses a planificar, las obras durarán 3 meses. Si se decide invertir 1 mes, la reforma durará 5 meses. En los casos en que es necesario mudarse durante las obras, se podrían ahorrar, nada más y nada menos, que dos meses de alquiler.

 

Facebook Comments