11 Enero 2017

Ocho de cada diez consumidores españoles consideran que el precio de la luz no se ajusta a su consumo mensual, debido, en parte, a las subidas que experimentó este suministro en 2016. De hecho, el 98% de los consumidores asegura el precio de la electricidad es caro y el 92% asegura que ha notado un incremento del precio de la luz en el último año. Así se desprende del estudio “Situación de los suministros en los hogares españoles en 2016”, realizado por fotocasa, con el objetivo de conocer la situación de los suministros de luz, agua, gas, teléfono e internet en los hogares españoles durante el pasado año.

Un año más, la encuesta, que se realizó a casi 10.000 usuarios de fotocasa, muestra el desajuste que existe para los consumidores entre el precio de los suministros y el consumo de los mismos.

 

La luz continúa siendo el suministro más caro

Según la encuesta, los usuarios creen que la luz es el suministro doméstico más caro de todos: el 80% considera que está pagando un precio elevado para el consumo que realiza. De hecho, el 17% de los encuestados afirma pagar más de 90 euros al mes de luz. La mayoría de los consumidores, un 40%, paga entre 50 y 90 € al mes, y un 31% dice pagar de 30 a 50 euros al mes.

Además, el 92% de los encuestados asegura que ha notado un incremento en el precio de la luz en el último año y un 45% afirma que su factura se ha encarecido entre un 5 y un 10% en 2016.

Pero éste no es el único suministro que los españoles encuentran caro: el 61% de los encuestados cree que el precio del gas es elevado para el consumo que realizan, también internet (62%) y el teléfono fijo (59%). El agua es el único suministro que el 53% de los españoles considera que el precio se adecua a su consumo.

 

precio-de-la-luz-internet

 

Baja ligeramente el número de hogares con conexión a internet

La encuesta también muestra el alto grado de penetración de internet entre los españoles: el 89% de los encuestados afirma tener conexión a la red en su hogar, si bien el porcentaje es dos puntos inferior al registrado en 2015 (91%).

En cuanto a la velocidad contratada, el 42% de los encuestados afirma tener una conexión inferior a 30 megas y, mientras que en 2014 el 28% de los encuestados contaba con conexión de fibra óptica, en 2015 el porcentaje se elevó al 42% y en 2016 se incrementa hasta el 53%.

 

 

Internet, el servicio más problemático

Aunque solo el 35% de los españoles afirma haber tenido algún problema con los suministros contratados en su hogar, el 68% asegura que es internet el que más incidentes provoca. La luz (54%), el teléfono fijo (33%), el agua (17%) y el gas (16%) son los servicios que más problemas ocasionan.

En cuanto al tiempo que tardó en solventarse la incidencia, un 48% de los encuestados asegura que la compañía tardó unos días en solucionar el problema, un 21% unas semanas, un 14% unos meses y un 16% afirma que el problema nunca se llegó a solucionar. A pesar de poder haber tenido algún rifirrafe con la empresa suministradora, tan solo un 25% ha recurrido alguna vez a la justicia u organizaciones de consumidores y la mayoría (un 83%) desconocen completamente o parte de sus derechos como usuario.

 

Los españoles, concienciados con el ahorro energético

De la encuesta se desprende que casi nueve de cada diez españoles consideran que realiza algún gesto para ahorrar energía en su hogar (89%). El uso de bombillas de bajo consumo es el más habitual (94%), seguido de limitar la temperatura (62%), purgar los radiadores (39%) y cerrarlos de las habitaciones en desuso (36%), tener instalado un termostato digital programable (35%) o ajustar el caudal del agua (26%).

Aunque realizar algún pequeño gesto es muy habitual, tan solo un 30% asegura disponer de equipos sostenibles para ahorrar energía. Los más habituales son un aire acondicionado con tecnología inverter (39%) y calderas eficientes (33%), si bien siete de cada diez usuarios de estos equipos confiesan no saber cuánto ahorran exactamente al mes en sus facturas gracias a ellos.

A la hora de adquirir cualquier electrodoméstico, el 96% de los encuestados asegura que se fija en la etiqueta energética y, la categoría A++, es la más habitual en los hogares españoles (38%).

A pesar de que poco a poco hay una mayor conciencia sobre ahorro energético, el 85% afirma que ni las empresas de suministros ni el Gobierno promueven suficientes consejos sobre la conservación energética.

 

Facebook Comments