4 marzo 2016

La potencia contratada es la potencia máxima que puede consumirse al mismo tiempo en una vivienda.

En tu factura de electricidad pagas dos conceptos diferentes, la parte variable que es el consumo de electricidad realizado, y la fija o potencia eléctrica contratada. La potencia es lo que tienes que pagar cada mes, utilices o no la electricidad.

Es importante tenerla en cuenta, ya que ésta afecta al gasto energético de tu vivienda. Para saber si la que tienes contratada es la adecuada para tu casa lo mejor es hacer una estimación de la que realmente necesitas.

Cuando realices el Certificado Energético  puedes aprovechar la visita de tu técnico para averiguar si la potencia contratada es la adecuada, y así poder ahorrar en la factura de la luz.

Para hacer esta aproximación hay que tener en cuenta distintas circunstancias. Para empezar dependerá de los electrodomésticos y aparatos eléctricos que tengas, de cómo los utilizas y de cuántas personas vivís en la casa.

Cuántas más personas viváis en la misma casa, lo lógico es que a horas punta queráis enchufar varios aparatos al mismo tiempo, y si estos son de un alto consumo energético, necesitareis una potencia más alta.

Si alguna vez se te ha ido la luz en casa puede ser por dos razones: por un exceso de potencia consumida (demasiados electrodomésticos conectados a la vez) y el aparato que salta es el imitador de potencia. Este aparato por un lado impide que consumamos más de la contratada y por otro lado es un medio de protección frente a cortocircuitos. Si un electrodoméstico sufre un cortocircuito el consumo se dispara haciendo que el limitador salte y evitando males mayores, como un incendio.

Si el aparto que salta es el “diferencial”, quiere decir que hemos sufrido una deriva a tierra y no tiene nada que ver con los excesos de potencia consumidos.

Sin embargo, si nunca han saltado los plomos en tu casa durante una situación así, es una señal de que no llegáis a la potencia máxima contratada.

Para obtener una cifra aproximada suma la potencia de todos los electrodomésticos de mayor potencia de tu casa, y a esa cantidad súmale 1kW de iluminación y otros pequeños aparatos.

Electrodomesticos

Normalmente se consideran de gran potencia los electrodomésticos que generan calor o que tienen motores eléctricos potentes: horno, microondas, calefactores eléctricos, secadores de pelo, freidoras, calentadores de agua, planchas, aspiradores, etc.

El resultado divídelo por 3 ya que no todos los aparatos están encendidos a la vez. El resultante de esa operación debe der mayor que la potencia del electrodoméstico con mayor potencia.

Esto te dará un resultado aproximado a la potencia que necesitas, puedes cambiar la potencia contratada para que sea lo más parecida a lo que has calculado. Revisa los tramos de potencia que puedes contratar en tu compañía eléctrica.

Ten en cuenta también que no es lo mismo la potencia contratada que la potencia instalada, ya que una es la que contratamos a la compañía y la otra la que puede soportar la instalación de nuestra vivienda.

Esto quiere decir que si el cableado de nuestra casa no soporta la potencia de los aparatos que tenemos instalados corremos el riesgo de sufrir daños en la instalación o posibles incidentes.

En algunas compañías eléctricas cuando quieres cambiar la potencia, pueden solicitarte un boletín eléctrico si la instalación tiene más de 20 años. Necesitarás un técnico autorizado que lo realice y que redacte el documentos oficial que certifique que tu instalación eléctrica se encuentra en buen estado y puede soportar esa potencia.

Facebook Comments