25 febrero 2016

Las presiones que soporta a día de hoy el sistema financiero mundial y, por extensión, el español son más intensas que las observadas durante la pasada década. Bajos tipos de interés, la débil demanda de crédito y la calidad de las carteras de préstamos son los principales retos para la rentabilidad de los bancos españoles, según el número especial de Cuadernos de Información Económica sobre los nuevos retos de la economía española, editado por Funcas.

El entorno actual forzará a los bancos a replantearse, reexaminar y rediseñar sus modelos de negocio para aumentar la eficiencia y seguir mejorando su rentabilidad. Además, deberán abandonar activos y actividades no rentables y hacer frente a las nuevas exigencias regulatorias, sacando partido de su posición competitiva en nuevas áreas como los canales de financiación alternativos y haciendo uso de tecnologías innovadoras aplicadas a las finanzas.

En el documento también se refleja que se espera que la reestructuración de los bancos continúe con una vuelta progresiva a variaciones positivas y crecientes del crédito.

Se refiere, por un lado, a la incertidumbre derivada de la inestabilidad política y su impacto sobre la inversión y los flujos de financiación y, por otro, al reto que para los próximos cuatro años tiene el negocio bancario, con una gestión más orientada a las pymes y una mayor atención a los efectos del cambio tecnológico en los servicios minoristas.

 

Facebook Comments