Según una encuesta realizada por fotocasa, 8 de cada 10 usuarios consideran que el precio de la luz es abusivo. Pero no es el único. Los consumidores también consideran que los precios del gas, los servicios de internet y telefonía fija y, en menor medida, del agua tampoco se ajustan a su consumo. La subida de la tarifa de algunos servicios básicos, con la entrada de año, tampoco ayuda al bolsillo. Sin embargo, no todo está perdido. Lo mejor es seguir un plan de ahorro que ayude, en la medida de lo posible, a paliar los efectos de estas subidas.

El gas
En tiempos de crisis, y especialmente ahora que el frío ha hecho acto de presencia, ahorrar en la factura del gas es otro de los objetivos primordiales en cualquier hogar. No en vano, casi la mitad de la energía que gastan las familias españolas es para calentar sus viviendas. Saber algunos trucos que ayuden a calentar la casa sin gastar más, puede ser un comienzo, pero también el analizar correctamente la factura del gas y conocer los derechos de los usuarios puede servir para ahorrar. Además, existen un montón de hábitos sencillos que ayudan a consumir menos.

 

Cuesta-de-enero_5

La luz
El consumo de electricidad ocupa un lugar destacado, ya que suele ser el suministro en el que más dinero invertimos al año. Así, es importante tener en cuenta algunos consejos prácticos para ahorrar energía, pero también conocer cuál es el consumo eléctrico para saber por dónde empezar a recortar. Saber analizar la factura de la luz será de gran utilidad para evitar cobros erróneos. Conocer cuáles son los derechos como usuario también ayudará a evitar malentendidos que generen gastos innecesarios.

El agua
Aunque sigue siendo el suministro que menos gasto supone, también se debe incluir el agua en el plan de ahorro. Ahorrar agua puede ser fácil si siguen estas 10 propuestas. Conocer bien toda la información que aparece en la factura también puede ayudar a detectar fugas, problemas o errores varios. Además, hay que hacer hincapié a la hora de vigilar el consumo de agua caliente, que se puede reducir al máximo sólo con seguir una serie de consejos prácticos.

La telefonía fija e internet
El sector de las comunicaciones es el que más ofertas ofrece. Comparar las distintas propuestas de las compañías y elegir la que más se ajuste a las necesidades de los habitantes de la vivienda permite ahorrar dinero al mes, pero también evita derrochar energía si se sabe cómo solucionar los problemas con estos servicios.