Ya metidos de pleno en invierno parece que nos hemos hecho a la idea de que el buen tiempo ha llegado a su fin. Hemos hecho el cambio de ropa del armario, sacado el nórdico para la cama y la calefacción en marcha por la noche.

Además, si tienes terraza, seguramente hayas recogido todas las cosas y sean pocas las plantas que tengan flores ¿verdad? Poco disfrutarás de ella…

¿Pero por qué? El sol sigue luciendo ¡la mayoría de días! ¿Por qué no adaptar la terraza al invierno también? Disfrutar de una mañana al sol en tu balcón es posible; sólo hay que añadir algunos elementos al espacio como una manta, unas luces y velas que aporten calidez y un poco de brezo que va a dar color a tu rincón de exterior, y ¡listo!

Fuente: aperfectlittlelife.com

Fuente: aperfectlittlelife.com

En una casa todos los rincones son aprovechables para el máximo disfrute. Fíjate en cómo rendir la terraza transformándola en zona de lectura, si está cubierta hasta puedes poner una estantería y el detalle de la colocación de los libros por colores será una combinación que desprende armonía y relax.

Emplea el mismo concepto para la terraza, dale calidez en invierno utilizando colores como el azul o el rojo. Las paredes de color contrastan a la perfección con los mueble vintage de exterior, haciendo destacar sus formas y sus carácter que también va a aportar calidez a tus días de invierno.

Fuente: aperfectlittlelife.com

Fuente: aperfectlittlelife.com

Utiliza alfombras, son las soluciones indispensables para salir a la terraza sin pasar frío.