Porque un sueño reparador es el mejor secreto de belleza y la mejor inversión en salud que se puede hacer, aquí se pueden conocer seis consejos para crear un ambiente perfecto en el dormitorio.

 

dormitorio relajante

Foto: The Chromologist

1. Pintar el dormitorio en una paleta de color relajante

Suaves tonalidades de verde, azul, blanco o colores neutros pueden ayudar a crear una sensación de calma y sosiego en un interior. Algunos papeles pintados pueden servir también para conseguir un ambiente acogedor si son de colores suaves o sutiles estampados.

 

dormitorio relajante

Foto: House Number 15

2. Invertir en textiles suaves y de calidad

Es recomendable tener al menos dos edredones diferentes, uno para invierno y otro para primavera y otoño, así se conseguirá una temperatura adecuada en la cama en cualquier época del año. Además, hay que hacerse con una buena almohada para evitar despertar con dolores de cuello y renovarla una vez al año.

 

dormitorio relajante

Foto: Raining Hot Coupons

3. Ventilar la habitación a menudo

Si hace demasiado frío para abrir las ventanas, lo mejor es colocar un purificador de aire que renueve el oxígeno de la habitación.

 

dormitorio relajante

Foto: Just the Design

4. Atenuar la luz

Aunque la habitación necesita estar llena de luz natural y vitalidad a primera hora de la mañana, por la noche se debe disponer de una iluminación íntima y acogedora; para lograrlo se puede utilizar bombillas de pocos vatios, luz tenue en las lamparitas de noche o usar velas para crear un ambiente que invite al descanso.

 

dormitorio relajante

Foto: Ida interior lifestyle

5. Invertir en un buen colchón

Algunos estudios han confirmado que muchos problemas de sueño están directamente relacionados con la calidad del colchón. Un buen colchón ayuda a descansar mejor, reduciendo los problemas de ansiedad y niveles de stress. Además, evitará problemas de espalda y los dolores de cabezas producidos por problemas vertebrales.

 

Foto: Southern Hospitality

Foto: Southern Hospitality

6. Crear un entorno agradable que haga sentir bien

Una forma es llenar la habitación de velas y flores, aunque hay que evitar las plantas para no tener que competir con ellas por el oxigeno de la habitación al dormir. Además, es recomendable dejar la tecnología fuera de la habitación y rodear la cama de todo aquello que genere buenos sentimientos, como fotos personales, para que sean lo primero que se vea al despertar cada mañana.

 

Dulces sueños.