29 diciembre 2015

2014 y 2015 supusieron un punto de inflexión para el mercado inmobiliario tras un largo periodo de crisis.  En estos dos años el mercado comenzó a moverse y el stock se ha ido reduciendo en muchas zonas, si bien en otras persiste y tal vez tenga difícil su venta. Además, la crisis inmobiliaria ha supuesto una depuración en el sector, acabando con los jugadores menos profesionales y abriendo una ventana de oportunidad para las empresas supervivientes.

¿Qué se espera para 2016 en el mercado de la vivienda? Probablemente entraremos en el año de la recuperación en muchas zonas y de la estabilización en otras. Las expectativas económicas así lo marcan y los precios de la vivienda ya han tocado suelo e incluso, en zonas muy concretas, comienzan a repuntar.

Es más, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el precio de la vivienda repuntó un 4,5% en el tercer trimestre de 2015 frente al mismo periodo de 2014. Es el mayor aumento desde el último trimestre de 2007 y encadena ya seis trimestres consecutivos al alza.

En esta línea, el reloj inmobiliario adjunto considera que es el momento de comprar casa, que vuelva a ser una opción atractiva tras el fuerte ajuste de precios y unos tipos de interés en mínimos históricos.

Fuente: CaixaBank

Fuente: CaixaBank

 

Otro aspecto relevante es el renacer de la promoción

Las grúas han vuelto a hacer acto de presencia y, sobre el papel, ya hay promociones enteras vendidas sobre plano en solo unos meses. Además, los nuevos promotores se caracterizan por ofrecer un producto de mayor valor añadido (sostenible, personalizado y con mayores servicios), de momento en zonas concretas con alta demanda, donde falta de producto y adquieren suelos con fondos propios.

Las transacciones van cogiendo impulso. En 2013 se vendieron en España unas 300.000 viviendas, menos de la mitad que en el conjunto de 2007, y este año, la cifra ya se acercará a las 400.000 unidades.

En términos generales, el ajuste de precios ya está hecho. Por lo que se refiere al stock hay zonas por debajo del nivel de equilibrio, lo que puede provocar leves subidas de precios en localidades del arco mediterráneo y en grandes capitales como Madrid y Barcelona. La financiación se reactiva con la recuperación del crédito a empresas y hogares. Incluso las entidades financieras aseguran que ya están listos para financiar.

El crecimiento del PIB es otro factor relevante. Los datos oficiales hablan de crecimientos de alrededor de un 3%. Un dato muy importante porque, según los expertos del servicio de estudios de Caixabank, un punto de crecimiento del PIB supone unos 170.000 puestos de trabajo más. Cualquier décima es bienvenida.

Una coyuntura que parece propicia para el despegue del mercado inmobiliario, aunque todo tiene sus peros. El paro aún está muy elevado, alrededor del 22% y la población con riesgo de pobreza también es muy alta. Datos que deben mejorar, porque con paro y pobreza no hay demanda.

Facebook Comments